Advertisement

Irán ha recibido la reimposición de sanciones estadounidenses este lunes con ejercicios de defensa aérea y el reconocimiento del presidente Hassan Rouhani de que la nación enfrenta una “situación de guerra”, elevando las tensiones en Medio Oriente ante la nueva estrategia de Washington frente a la República Islámica. El presidente Trump retiró el pasado mayo a Estados Unidos del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 para impedir el desarrollo de armas nucleares a este país a cambio de levantar las sanciones económicas en su contra.

Las sanciones anunciadas el pasado viernes ponen fin a todos los beneficios económicos que Estados Unidos le concedió a Teherán a cambio de su acuerdo nuclear de 2015, firmado con varias potencias mundiales, aunque por ahora Irán sigue apegándose al pacto que limitó su enriquecimiento de uranio. Se trata del segundo lote que la administración Trump ha vuelto a imponer desde que se retirara del acuerdo histórico en mayo.

Advertisemen

Relacionado: Trump se retira del acuerdo con Irán. ¿Y ahora qué? ¿Subirá la gasolina? ¿Habrá guerra?

Por lo pronto las autoridades iraníes no han amenazado con reanudar un mayor enriquecimiento, pero en los últimos meses han dicho que en cualquier momento podrían incrementarlo a un ritmo más ágil que antes.

El acuerdo, uno de los mayores logros diplomáticos del ex presidente Barack Obama, le dio a Irán un alivio de miles de millones de dólares a cambio de restricciones en su programa nuclear, que muchos creían que estaba utilizando para desarrollar armas atómicas. Trump dijo repetidamente que se trata del “peor de todos” los acuerdo negociado por Estados Unidos y que se le dio a Irán demasiado a cambio de muy poco. Pero los defensores, así como las otras partes firmantes, Gran Bretaña, China, Francia, Alemania, Rusia y la Unión Europea, lo han defendido con vehemencia.

Las nuevas sanciones estadounidenses afectan especialmente a la vital industria petrolera iraní, una fuente crucial de divisas para su anémica economía. Su moneda se ha desplomado este año, lo que ha provocado una enorme alza en los precios de diversos artículos, desde celulares a medicinas. “Hoy, Irán puede vender su petróleo y se venderá”, afirma Rouhani este lunes al arrancar las sanciones de Washington.

La televisión estatal iraní ha difundido tomas de sistemas de defensa aérea y baterías antiaéreas en maniobras militares que se llevan a cabo en un amplio sector del norte del país. En ellas, misiles tierra-aire derribaron un dron. “Estamos en la situación de guerra”, ha dicho el presidente iranía en la televisión pública. “Estamos en una situación de guerra económica. Nos enfrentamos a un enemigo acosador. Tenemos que ganar”.

Los europeos han montado una campaña para salvar el acuerdo sin Estados Unidos, temiendo que las nuevas sanciones puedan llevar a Irán a retirarse y reanudar todo su trabajo nuclear.

En un comunicado emitido el viernes por la noche, Trump dijo: “Nuestro objetivo es forzar al régimen a tomar una decisión clara: abandonar su comportamiento destructivo o continuar por el camino hacia el desastre económico”.