Advertisement

El presidente de EE.UU. Donald Trump se retiró de las discusiones para poner fin al cierre parcial del Gobierno, ahora en su tercera semana, calificando las discusiones con los demócratas en el Congreso como “una pérdida total de tiempo”.

“Acabo de salir de una reunión con Chuck y Nancy, una pérdida total de tiempo. Pregunté qué pasará en 30 días si abro las cosas rápidamente, ¿aprobará la seguridad fronteriza que incluye un muro o una barrera de acero? Nancy dijo NO. Dije: Adiós, ¡nada más funciona!”, dijo Trump.

Advertisemen

Los líderes demócratas en el Congreso atacaron a Trump después de la reunión el miércoles por la tarde, acusándolo de indiferencia ante los trabajadores federales que están en aprietos, y de no tratar de negociar mientras continúa el cierre parcial del Gobierno.

“Desafortunadamente, el presidente se levantó y se fue”, dijo el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer. “Le preguntó a la presidenta (de la Cámara, Nancy) Pelosi, ‘¿Estarás de acuerdo con mi muro?’ Ella dijo que no. Y él se levantó y dijo: “Entonces no tenemos nada que discutir”, y simplemente se fue. Una vez más, vimos un berrinche porque no podía salirse con la suya, y simplemente se salió de la reunión”.

Una fuente familiarizada con lo que sucedió dentro de la sala dijo que Trump terminó la reunión parándose y anunciando “adiós” antes de girarse y salir.

Mientras los demócratas repetidamente le decían al presidente que reabriera el Gobierno y lidiara con la lucha de seguridad fronteriza, el presidente continuó rechazándolos por no querer tener una negociación real, dijo otra fuente.

Schumer luego le preguntó a Trump: “¿Por qué no abres el Gobierno y dejas de lastimar a la gente?”.

Trump respondió sin rodeos: “Porque entonces no me darás lo que quiero”.

La reunión en la Casa Blanca se realizó pocas horas antes de que se espere que la Cámara de Representantes vote los proyectos de ley individuales para ayudar a reabrir el gobierno. No se espera que los proyectos de ley vayan a ninguna parte en el Senado controlado por el Partido Republicano en este momento, pero la maniobra está dirigida a presionar a los republicanos. El miércoles, Trump prometió vetar esa legislación si llegaba a su escritorio para su firma.

Pelosi, hablando junto a Schumer fuera de la Casa Blanca, dijo que Trump era “insensible” a los trabajadores federales que no pagaban durante el cierre y aludía a la educación privilegiada de Trump.

“Piensa que quizás podrían pedirle dinero a su padre, pero no pueden”, dijo Pelosi.

Ella agregó: “Si no comprende la inseguridad financiera, entonces tendría una política que se enorgullece de decir: ‘Voy a mantener al Gobierno cerrado durante meses o años a menos que estén totalmente de acuerdo con mi posición'”.