Advertisement

El video, de poco más de un minuto, fue visto más de un millón de veces en Facebook. Kayleigh McEnany, una analista política que dejó CNN días atrás, repasa los últimos y auspiciosos datos económicos -la baja del desempleo, los récords en Wall Street- y sentencia: “El presidente Trump claramente ha timoneado la economía en la dirección correcta”.

McEnany fue la última presentadora de “Las noticias de la semana”, un nuevo segmento de la página de Facebook de Donald Trump, que tiene más de 22 millones de seguidores. El espacio es el último intento de Trump de instalar su realidad y combatir las “noticias falsas” que, a su criterio, difunden los periódicos y los canales de televisión.

Advertisemen

El primer segmento apareció a fines de julio. Lara Trump, esposa de Eric Trump, lanzó el nuevo canal, que algunos ya bautizaron “Trump TV”: una vía de comunicación en las redes sin intermediarios entre Trump y sus seguidores, que los críticos del presidente tildaron de propaganda política.

“Apuesto a que no han escuchado de todos los logros que el presidente Trump tuvo esta semana porque hay tantas noticias falsas”, señala Lara Trump. “Nosotros queremos darles un vistazo a su semana”, continúa.

La primera noticia: Trump donó, otra vez, su salario. La segunda noticia: la tasa de desempleo está en el nivel más bajo desde 2001, y el índice Dow Jones marcó un nuevo récord. “La economía está en auge”, celebra la nuera del presidente.

Una semana después, McEnany reiteró las buenas nuevas con datos frescos. Ni ella ni Lara Trump recabaron en el hecho de que la baja del desempleo y la suba en las acciones datan de la presidencia de Barack Obama, si bien Wall Street aceleró su mejora tras la llegada de Trump.

Trump ha despotricado desde el inicio de su presidencia contra las cadenas de televisión -salvo Fox News, que le ha brindado un trato más amistoso a la Casa Blanca-, The New York Times y The Washington Post, los dos diarios que han revelado la información más explosiva sobre su administración y el Rusiagate.

Ofuscado con la prensa, Trump se ha refugiado en las redes sociales con el mismo libreto que supieron seguir Hugo Chávez, en Venezuela, y Cristina Kirchner. Sólo ha brindado una conferencia de prensa, mucho menos que cualquiera de sus antecesores recientes, aunque no ha dejado de brindar entrevistas.

Ayer, desde su resort en Bedminster, Nueva Jersey, donde pasa sus “vacaciones de trabajo”, Trump volvió a cargar contra los medios furioso por los informes sobre la caída de su popularidad en su base de seguidores. Un dato: en los sondeos de Rasmussen, que suelen ser favorables al presidente, el porcentaje de encuestados que “respaldan fuertemente” a Trump cayó del 44 al 25 por ciento desde que asumió la presidencia. Otros sondeos marcan la misma tendencia.

“La base de Trump es más grande y más fuerte que nunca (a pesar de algunas encuestas falsas)”, escribió el presidente en Twitter.

Luego, en otra seguidilla de mensajes, Trump insistió en que los récords de la bolsa, la seguridad en la frontera, la fortaleza militar, la mejora en el empleo, el “entusiasmo económico” y sus políticas desregulatorias han fortalecido su base de seguidores.