Ucrania anuncia la destrucción de 9 aviones rusos en Crimea

0
87
Esta imagen satelital proporcionada por Planet Labs PBC muestra aviones rusos destruidos en la base aérea Saki, luego de una explosión el martes 9 de agosto de 2022, en la península de Crimea. (Planet Labs PBC vía AP)

(AP) — Ucrania indicó el miércoles que nueve aviones de guerra rusos fueron destruidos en una serie de explosiones letales en una base aérea de Crimea que parecían ser resultado de un ataque ucraniano, lo que representaría una escalada significativa en la guerra.

Rusia rechazó que alguna aeronave hubiera resultado dañada en las explosiones del martes, o que se hubiera perpetrado algún ataque. Pero imágenes satelitales mostraban claramente que por lo menos siete cazas en la base habían sido destruidos y otros probablemente dañados.

Funcionarios ucranianos se abstuvieron de adjudicarse públicamente la responsabilidad de las explosiones, y a la vez se mofaron de la explicación de Rusia de que un fumador descuidado podría haber provocado que las municiones de la base aérea de Saki se incendiaran y explotaran. Los analistas también dijeron que esa explicación carece de sentido y que los ucranianos podrían haber utilizado misiles antibuque para atacar la base.

Si las fuerzas ucranianas fueron, de hecho, responsables de las explosiones, sería el primer ataque importante conocido contra un sitio militar ruso en la península de Crimea, que el Kremlin le arrebató a Ucrania en 2014. Los aviones de guerra rusos han utilizado Saki para atacar zonas del sur ucraniano.

Crimea tiene un enorme significado estratégico y simbólico para ambas partes. La exigencia del Kremlin de que Ucrania reconozca a Crimea como parte de Rusia ha sido una de sus condiciones clave para poner fin a los combates. Kiev se ha comprometido a expulsar a los rusos de la península y de todos los demás territorios ocupados.

Las explosiones, en las que murió una persona y 14 resultaron heridas, hicieron que los turistas huyeran despavoridos mientras columnas de humo se elevaban sobre la costa cercana. Los videos mostraban ventanas destrozadas y agujeros en los ladrillos de algunos edificios.

Una turista, Natalia Lipovaya, dijo que “la tierra desapareció bajo mis pies” tras las fuertes explosiones. “Estaba muy asustada”, comentó.

Sergey Milochinsky, un residente de la zona, recordó haber oído un estruendo y haber visto una nube en forma de hongo desde su ventana. “Todo empezó a caerse alrededor, a venirse abajo”, recordó.

El gobernador local, Sergei Aksyonov, dijo que unos 250 residentes fueron trasladados a refugios temporales luego de que decenas de edificios de apartamentos resultaron dañados.

Las autoridades rusas trataron de restar importancia a las explosiones el miércoles, diciendo que todos los hoteles y playas no se vieron afectados en la península, que es un popular destino turístico para muchos rusos. Pero en videos publicados en redes sociales podían verse largas filas de automóviles de turistas que se desplazaban lentamente rumbo a Rusia.

Un asesor presidencial ucraniano, Oleksiy Arestovych, dijo que los estallidos fueron causados por armas de largo alcance de fabricación ucraniana o por guerrillas ucranianas que operan en Crimea.

Un miembro del Parlamento ucraniano, Oleksandr Zavitnevich, dijo que la base aérea quedó inservible. Informó en Facebook que albergaba cazas, aviones de reconocimiento táctico y aviones de transporte militar.

Imágenes satelitales emitidas por Planet Labs PBC y fechadas el miércoles mostraban restos en zonas de la base en las que las fotos de la empresa un día antes mostraban numerosos aviones de guerra.

“Oficialmente Kiev ha guardado silencio al respecto, pero extraoficialmente los militares reconocen que fue un ataque ucraniano”, dijo el analista militar ucraniano Oleh Zhdanov.

La base está al menos a 200 kilómetros (unas 125 millas) de la posición ucraniana más cercana. Zhdanov dejó entrever que las fuerzas ucranianas podrían haberla atacado con misiles antibuque ucranianos o suministrados por Occidente que tienen el alcance necesario.

El Instituto para el Estudio de la Guerra, con sede en Washington, dijo que no podía determinar de forma independiente la causa de las explosiones, pero señaló que el hecho de que haya habido estallidos simultáneos en dos lugares de la base probablemente descarta un incendio accidental, pero no un sabotaje ni un ataque con misiles.

“El Kremlin tiene pocos incentivos para acusar a Ucrania de realizar los ataques que causaron los daños, ya que tales ataques demostrarían la ineficacia de los sistemas rusos de defensa antiaérea”, agregó.

Durante la guerra, Moscú ha informado de numerosos incendios y explosiones en territorio ruso cerca de la frontera ucraniana, atribuyendo algunos de ellos a ataques ucranianos. Las autoridades ucranianas han guardado silencio sobre los incidentes, prefiriendo que el mundo haga sus propias conjeturas.

Ninguna de las partes ha dado mucha información sobre sus propias víctimas. En su discurso nocturno del miércoles, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy dijo que habían muerto casi 43.000 soldados rusos.

Colin Kahl, subsecretario de Defensa de Estados Unidos, estimó el lunes que las fuerzas rusas han sufrido hasta 80.000 muertos y heridos en los combates. No desglosó la cifra con una estimación de elementos que han muerto según su rama militar ni proporcionó un recuento de víctimas ucranianas.