Advertisement

(AP) — Como si el Brexit no hubiera asustado a Gran Bretaña y a la Unión Europea durante los últimos tres años, ambas partes acordaron el jueves extender el plazo hasta Halloween.

La nueva fecha el 31 de marzo evita un Brexit precipitado y potencialmente calamitoso que estaba programado para el viernes.

Advertisemen

“Por favor, no desperdicien este tiempo”, imploró el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, e indicó que la UE le estaba dando a Londres seis meses más “para hallar la mejor solución posible” a su impasse con el Brexit.

Al igual que muchas cosas relacionadas con la salida de Gran Bretaña del bloque europeo, la extensión se alcanzó por medio de una difícil solución negociada. May acudió a una cumbre de emergencia en Bruselas con la intención de postergar el Brexit hasta el 30 de junio. Algunos líderes europeos favorecían una extensión más larga, mientras que el mandatario francés Emmanuel Macron se mostró renuente a cualquier cosa que no fuera una demora muy breve.

Los líderes de los 27 países restantes de la UE se reunieron durante más de seis horas mientras cenaban bacalao y vieiras antes de acordar que fuese a fines de octubre, con la posibilidad de que ocurra antes si Gran Bretaña ratifica un acuerdo de retiro.

May dijo que la posibilidad de que el país se salga antes de que venza el plazo fue una solicitud crucial que ella hizo.

“Sigo creyendo que necesitamos salirnos de la UE, con un acuerdo, lo más pronto posible”, les dijo a los periodistas.

Hizo notar que, si los legisladores británicos respaldan su acuerdo de Brexit, Gran Bretaña aún podría retirarse para el 30 de junio _el plazo que ella le había solicitado al bloque_ y posiblemente incluso el 22 de mayo, con lo que los británicos ya no tendrían que participar en los comicios para el Parlamento Europeo.

May se dirigió a los 27 líderes de la UE durante poco más de una hora, antes de que se reunieran a cenar sin ella para decidir el destino de Gran Bretaña con respecto al bloque. En contraste con algunos encuentros recientes, hubo indicios de calidez, incluso de sentido del humor. Vestidas con sacos azules similares, May y la canciller Angela Merkel fueron captadas en video riéndose acerca de una tableta en la que aparecía una imagen de ambas hablando a sus respectivos Parlamentos el miércoles.

Aunque muchos líderes dijeron sentirse inclinados a conceder una demora para el Brexit, Macron expresó sus reservas, y al llegar a la cumbre advirtió que “no se ha decidido nada”.

Posteriormente el mandatario francés dijo sentirse satisfecho con el desenlace.

“Alcanzamos la mejor solución negociada posible para preservar la unidad de los 27 (miembros restantes de la UE) porque le hemos dado más tiempo al Reino Unido para que llegue a un acuerdo”, afirmó.

Tusk dijo que durante la extensión Gran Bretaña “continuará su cooperación sincera como un estado miembro pleno, con todos sus derechos, y como un amigo cercano y aliado confiable en el futuro”.

Han pasado varios meses desde que May y la UE alcanzaron un acuerdo en el que se establecían los términos de la salida británica y se esbozaban las relaciones del país con el bloque en el futuro. Todo lo que faltaba era que el Parlamento británico y el europeo lo ratificaran.

Pero los legisladores británicos lo rechazaron… tres veces. Al acercarse la fecha de salida del 29 de marzo sin una solución a la vista, la UE le dio a Gran Bretaña hasta el viernes para que aprobara un plan de retiro, modificara su posición y solicitara una mayor extensión, o de lo contrario se saliera abruptamente del bloque sin un acuerdo para amortiguar el impacto.

Un Brexit así afectaría a la Unión Europea y también a Gran Bretaña, por lo que todos desean evitar que eso suceda.

El primer ministro irlandés Leo Varadkar dijo que ha llegado el momento de que los británicos decidan qué quieren hacer.

“Les estamos dando mucho tiempo para que tomen una decisión”, señaló. “La Unión Europea no es una prisión. Nadie está obligado a quedarse, pero es también un hogar, y no vamos a expulsar a nadie”.

____

Los periodistas de The Associated Press Mike Corder y Angela Charlton en Bruselas, Danica Kirka en Londres y Sylvie Corbet en París contribuyeron con este despacho.