Un acuerdo pone fin a crisis legislativa en Honduras

0
62
Partidarios de la presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro, se reúnen frente al Congreso en Tegucigalpa, Honduras, el domingo 23 de enero de 2022. (AP Foto/Elmer Martinez)

(AP) — La crisis interna del poder Legislativo de Honduras, donde dos juntas directivas se disputaban el control del Congreso, llegó a su fin el lunes tras varias jornadas de intensos cabildeos.

Todo comenzó a finales de enero, cuando Xiomara Castro estaba por asumir el poder como nueva presidenta del país y disidentes de su partido decidieron apoyar a un candidato propio para dirigir el cuerpo legislativo sin respaldar al elegido por la mandataria.

Tras las negociaciones entre ambos bloques, finalmente se decidió que el disidente Jorge Cálix depusiera sus aspiraciones de convertirse en el presidente del Congreso y Luis Redondo quedó con el camino libre para liderar el organismo.

“Doy un paso al costado en mis pretensiones y me comprometo a asistir a las reuniones de diputados en el Hemiciclo Legislativo, sesiones que lamento dirija el diputado Luis Redondo”, establece el acuerdo firmado en público por el coordinador del Partido Libertad y Refundación (Libre) y expresidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, derrocado en 2009 en un golpe de Estado. El documento del lunes también fue firmado por los diputados que apoyaban a Cálix.

Zelaya es esposo de Castro y su nombre resurgió en medio de una polémica el fin de semana, cuando una facción del Congreso —todavía dividido— aprobó una ley de amnistía que beneficiaría a funcionarios del gobierno de Zelaya que fueron detenidos tras la caída del mandatario.

Castro llegó al poder al frente del Partido Libre y en alianza con el Partido Salvador de Honduras (PSH), al que se le prometió la presidencia del Congreso de ganar las elecciones. El PSH designó a Redondo como candidato a presidente del Congreso con el respaldo de Castro, pero debía someterse a votación. Sin embargo, un grupo de diputados disidentes de Libre no siguieron la línea partidaria. Los congresistas rebeldes de Libre rechazaron a Redondo y propusieron en su lugar a Cálix, un diputado disidente que contaba con el apoyo del oficialismo de entonces.

EL 23 de enero, en sesiones paralelas, las dos facciones de Libre juramentaron a dos juntas directivas paralelas. Ante esa postura, la coordinación de Libre expulsó del partido a los diputados rebeldes comandados por Cálix.

Tras el acuerdo firmado el lunes, el Partido Libre se comprometió a restituir los derechos como militantes de los 17 diputados disidentes, así como sus cargos dentro de las estructuras del partido, garantizándoles el retorno al Congreso con igualdad de condiciones en relación con los demás congresistas.

“Que quede bien claro que no estoy aquí pensando en mi carrera política, estoy aquí porque entiendo que lo más importante es el país, la paz de Honduras, la estabilidad del gobierno, el fortalecimiento del estado de derecho que está por sobre los intereses de lo que yo quiere”, expresó Cálix en conferencia de prensa.

El diputado dijo que se reintegrará al Congreso Nacional, con lo cual rechazó la propuesta de Xiomara Castro de sumarse a un cargo dentro del Poder Ejecutivo. “Creo que mi voto por la refundación en el Congreso puede ser más valioso para ella y para su trabajo como presidenta de los hondureños”.

Por su parte, el expresidente Zelaya manifestó también ante la prensa que el acuerdo es la consolidación del proceso democrático que se lleva a cabo dentro del Congreso y la unificación del Partido Libre, que tiene 50 de los 128 diputados en el Legislativo. “Por una condición de debate político en un momento determinado no se pudo concretar la unidad que hoy se está logrando. No quiero dar calificaciones ni descalificaciones por lo que sucedió… A su retorno hoy los recibimos con fiesta y aplausos”, expresó Zelaya.