Un año después de los disturbios pro-Bolsonaro y decenas de detenciones, Brasil aún se recupera

0
35
Una escena, vista desde el Palacio de Planalto, de los disturbios el 8 de enero de 2023 en Brasilia (Foto AP/Eraldo Peres)

(AP) — El Congreso de Brasil tiene todo listo para inaugurar el lunes una exposición que incluye piezas que incluyen un tapiz elaborado por el reconocido artista Burle Marx y una réplica de la Constitución del país de 1988.

La exhibición es notable no por la rareza de los objetos, sino porque son el recuerdo vivo de uno de los episodios más sombríos de la historia reciente de Brasil: cuando ocurrieron motines sin precedentes en apoyo al expresidente Jair Bolsonaro, el 8 de enero de 2023, en edificios gubernamentales de Brasilia, la capital, el tapiz fue dañado y se llevaron la réplica de la Constitución.

Muchos vieron los disturbios como parte de un intento fallido de Bolsonaro para permanecer en el poder tras su derrota electoral. Un año y cientos de arrestos después, Brasil todavía está en recuperación.

“La sociedad brasileña todavía no sabe cómo manejar lo que sucedió, no hay consenso”, dijo Creomar de Souza, fundador de la consultora de riesgo político Dharma Politics. “La sociedad brasileña se encuentra ahora en extremos opuestos. Y partes de esos opuestos están en un lugar que no pueden reconciliar entre sí”.

Imitando la insurrección del 6 de enero de 2021 de los defensores del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, en el Capitolio en Washington, miles de partidarios de Bolsonaro irrumpieron en el palacio presidencial, el Congreso y los edificios del Supremo Tribunal Federal, en uno de los mayores desafíos para la democracia más poblada de Latinoamérica.

Un año después, alrededor de 400 personas de un total de 1.500 permanecen encarceladas y enfrentan cargos por los motines, y Bolsonaro ha sido investigado por el Supremo Tribunal Federal por su papel en el caos. Pero el país todavía se recupera de un episodio del que algunos manifiestan estar orgullosos.

Miembros de las tres ramas del poder en Brasil dicen que la democracia y sus barreras de seguridad han sido restauradas después de la destrucción de los edificios gubernamentales. Pero los arrestos han llevado a los partidarios del expresidente a decir que se viola su libertad de expresión y a afirmar que son perseguidos políticamente.

Algunos de ellos también han expresado afirmaciones infundadas de que los motines fueron dirigidos en realidad por la actual administración y sus partidarios. Bolsonaro hizo la misma afirmación en una entrevista el sábado.

Pablo Diniz, un empresario de 44 años con sede en Río de Janeiro, se niega a llamar amotinados a todos los manifestantes en Brasilia ese día. Incluso cree que el debate no tiene que ver con la democracia.

“Allí hubo un poco de todo. Había gente reclamando por sus derechos. Había gente infiltrada”, dijo. “Había algunas buenas ancianas allí, personas que son patriotas. Yo soy un patriota. … Salí a la calle (el 8 de enero) también, pacíficamente. Estaba allí para luchar por la democracia para todos”.

El año pasado, un tribunal prohibió a Bolsonaro volver a postularse para un cargo hasta 2030, en un caso no relacionado con los motines sino con sus afirmaciones infundadas de que el sistema de votación electrónica en las pasadas elecciones presidenciales estaba manipulado. A pesar de ello, su base de extrema derecha es aún numerosa en las calles y se siente capaz de desafiar al presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

La encuestadora Quaest dijo que el 89% de los brasileños ve negativamente los acontecimientos del 8 de enero. Alrededor del 47% cree que Bolsonaro estuvo involucrado de alguna manera en los motines. La encuesta escuchó a 2.012 personas entre el 14 y el 18 de diciembre. El margen de error es de 2,2 puntos porcentuales.

El lunes, Lula y otros funcionarios se reunirán en el Congreso para la peculiar exposición llamada “Democracia inquebrantable” en una ceremonia simbólica destinada a tranquilizar a los brasileños sobre la fortaleza de su sistema democrático de gobierno.

Lula dijo el viernes a los medios de comunicación brasileños que el evento del lunes podría ayudar a mostrar cómo los brasileños deberían trabajar para vivir “todo el siglo XXI sin ningún golpe de Estado”.

Tras los hechos del 8 de enero, el Senado de Brasil pagó unos 40.000 dólares para recuperar el tapiz realizado en 1973, que estaba manchado de orina y hecho jirones. Los jueces del Supremo Tribunal Federal inicialmente temieron que la réplica de la Constitución hubiera sido robada después de que se filmara a un partidario de Bolsonaro que supuestamente la llevaba fuera del edificio, pero días después de la insurrección encontraron la pieza escondida en uno de los museos del edificio.

Muchos políticos asociados con Bolsonaro han optado por no presentarse al evento “Democracia Inquebrantable”.

Una de las más acérrimas partidarias de Bolsonaro, la legisladora Carla Zambelli, dijo que ella y muchos de su base ignorarán la reunión que calificó como “un ridículo desperdicio de energía y fondos públicos”. El gobernador de Sao Paulo, Tarcisio de Freitas, considerado por muchos partidarios del expresidente como un potencial heredero político, viajó a Europa de vacaciones y tampoco asistirá.

De Souza, el consultor de riesgo político, dice que la reacción de la clase dirigente a los disturbios fue rápida porque la fricción entre Bolsonaro y otras autoridades, especialmente los jueces del Supremo Tribunal Federal, ya existía antes de las elecciones presidenciales de 2022. Pero agregó que eso no significa que la democracia del país haya vuelto a la normalidad y pueda simplemente seguir adelante.

“Hay juicios para una primera capa (de alborotadores)”, dijo. “Ese es un intento de vender la idea de normalización a partir de entonces”.

Pero los disturbios de los partidarios de Bolsonaro en Brasilia hicieron que muchos moderados se alejaran del líder de extrema derecha.

Cristina Melk, de 68 años, residente del exclusivo barrio de Lagoa en Río de Janeiro, dijo que no podía votar por Lula en las elecciones de 2022 a pesar de que tampoco le agradaba el entonces presidente Bolsonaro. La insurrección le hizo prometer a sus hijos que en el futuro votaría por cualquiera que no fuera un aliado del líder de extrema derecha.

“Nunca me gustó el estilo de Lula y la forma populista en que gobierna, pero nada puede ser peor que lo que vimos ese día”, dijo Melk durante su paseo matutino por el lago Rodrigo de Freitas.