Advertisement

El Gobierno de Estados Unidos acusó este jueves con rotundidad a Rusia de tratar de influir en la opinión pública de cara a las elecciones legislativas de noviembre. El director de la comunidad de inteligencia, Dan Coats, aseguró que Moscú continúa llevando a cabo una “campaña generalizada de mensajes para debilitar y dividir” a EE UU y confirmó que piratas informáticos rusos han intentado robar información de candidatos electorales y oficiales gubernamentales.

La Casa Blanca organizó una rueda de prensa con líderes de las agencias de seguridad sobre la protección de los comicios después de que en los últimos días hayan arreciado las acusaciones a Donald Trump de no tomarse en serio la amenaza de una nueva injerencia electoral tras la intromisión rusa en 2016. El temor se ha avivado después de que Facebook desbaratara el martes un esfuerzo “coordinado” de difusión de desinformación y que una senadora demócrata, que opta a la reelección en noviembre, asegurara la semana pasada haber sufrido un intento de pirateo ruso.

Advertisemen

Coats, que coordina a todas las agencias de inteligencia y seguridad de EE UU, explicó que los esfuerzos de intromisión no se centran exclusivamente en las elecciones pero sí afectan a asuntos relacionados con ellas. Destacó que, por ahora, no se ha detectado una “campaña robusta” como la de 2016 cuando Rusia lanzó una sofisticada estrategia de difusión de propaganda e información robada al Partido Demócrata con el objetivo de ayudar a Trump y propiciar divisiones sociales. El republicano se ha mostrado titubeante sobre la autoría de Rusia, contradiciendo a sus propios espías. Moscú niega cualquier responsabilidad.