Advertisement

El juez federal Dana Sabraw, de San Diego, determinó la noche de este martes que las autoridades estadounidenses no pueden separar a las familias que están cruzando la frontera ilegalmente y ordenó que se trabaje para volver a reunificarlas.

Sabraw emitió un requerimiento preliminar para que casi todos los niños inmigrantes separados y menores de 5 años de edad les sean devueltos a sus padres en un plazo de 14 días, y que los niños mayores de esa edad sean reunificados con sus familiares dentro de 30 días.

Advertisemen

Sabraw, designado como juez por el expresidente George W. Bush, también exigió que el gobierno proporcione contacto telefónico entre los padres y sus hijos en un plazo de 10 días.

“Los hechos expuestos ante el tribunal describen respuestas reactivas para abordar una circunstancia caótica que ha creado el propio gobierno”, escribió Sabraw. “Creen que el gobierno medido y ordenado es fundamental para el concepto de debido proceso consagrado en nuestra Constitución”.

“La desafortunada realidad es que bajo el sistema actual l os niños migrantes no son valorados con la misma eficiencia y precisión que la propiedad. Ciertamente, eso no puede satisfacer los requisitos del debido proceso”, refirió Sabraw en su decisión.

En un comunicado, Lee Gelernt, abogado principal en el caso por la asociación de derechos civiles ACLU, elogió la orden del juez. “Esta es una gran victoria y significará que esta crisis humanitaria está llegando a su fin”, dijo Gelernt. ” Esperamos que la administración Trump no piense en apelar cuando están en juego las vidas de estos niños pequeños”.

Más de 2,300 niños migrantes han sido separados de sus padres después de que el gobierno de Donald Trump comenzó una política de ‘tolerancia cero’ a principios de mayo, buscando procesar a todos los adultos que cruzaron la frontera ilegalmente, incluidos aquellos que viajaban con niños.

Después de un mes de llevar a la práctica con dureza dicha política, el presidente Trump emitió una orden ejecutiva para poner fin a las separaciones familiares el 20 de junio, y según el gobierno se ha logrado reunificar a cerca de 500 familias, pero aún faltan cerca de 2,000 niños por juntar con sus padres.