Advertisement

Un nuevo grupo de migrantes salió el domingo de la capital de El Salvador con rumbo a Estados Unidos inspirados en una masiva caravana de centroamericanos que actualmente atraviesa territorio mexicano.

El grupo de más de 300 personas se organizó a través de las redes sociales, después de que miles de hondureños dejaron hace unas semanas su país huyendo de la violencia y la pobreza, a pesar de las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Advertisemen

En tanto, un segundo grupo de migrantes hondureños se desplazaba a través de Guatemala, en busca de unirse a sus compatriotas que avanzan por México.

En la nueva caravana, los salvadoreños llevaban mochilas al hombro, recipientes con agua y se cubrían con sombrero de los rayos del sol. Algunas madres empujaban cochecitos con sus hijos pequeños.

“No hay trabajo. Acá solo los políticos y las maras están bien. Acá el trabajo día a día es difícil, nosotros luchábamos para ver si teníamos para comida”, comentó Ana Molina, de 32 años, que emprendió el viaje junto a su hijo de 2 años.

El gobierno del izquierdista Salvador Sánchez Cerén dijo que se solidarizaba con el grupo y que respeta el derecho de movilización de las personas, pero los instó a que no arriesgaran su vida en el trayecto.

“Como humanos sentimos miedo y sabemos que es un riesgo grave, pero algo debemos de hacer”, comentó por su parte Ernesto Recinos, un agricultor de 40 años que viajaba con su hija de 18 años, quien sufrió un intento de violación por parte de miembros de pandillas.