Una rutina practicando deportes o ejercicios hará cambiar tu vida

0
171

Alguien muy cercano a mí y a quien estuve observando por años, tenía una rutina muy peculiar que lo mantenía en buena forma. Ante todo, deseo aclararles que no tenía cuidado con sus hábitos de buena alimentación ya que comía a cualquier hora, y lo que hubiese a la mano en el momento que se antojaba.

Sin embargo, lo bueno de destacar es que seguía con vasta disciplina una rutina de ejercicios muy interesante, como sigue:

Dos días intercalados a la semana hacía pesas, contribuyendo a su masa muscular y a su fuerza (por ejemplo lunes y jueves).

Entonces, nadaba entre 1500-2000 metros dos veces por semana intercalados con los dos días de pesas antes mencionados, esforzándose en su técnica y por ende su velocidad de desplazamiento (por ejemplo martes y viernes).

Descansaba dos día a la semana, uno de ellos podría ser el miércoles y el otro el sábado o el domingo, dependiendo cuál de los dos lo tomara para hacer deporte con los amigos.

Sin dudas el sábado o el domingo hacía trabajo de grupo, como era racquetball o tenis, pin pon o una ronda de bicicleta, base ball o soft ball, foot ball o basketball, entre otros, con los amigos y nuevas relaciones personales que se incorporan, que permitía además de convivir y socializar, a estimularse mutuamente al ejercicio para conseguir nuevas metas.

Tenía mucha disciplina y perseverancia en el cumplimiento de la rutina mencionada y, por ende, se mantenía en un estado físico muy bueno. De hecho, los resultados deportivos así lo demostraban, siendo muy estimulante para él y su familia disfrutar de las medallas del triunfo, las que predicaban con el ejemplo y animaban a esforzarse.

Como todo comienzo, se debe considerar al principio que va a costar mucho trabajo habituarse a una rutina, es normal, y no necesariamente por ser algo nuevo, máxime si durante años se ha sido sedentario o no se acostumbra a realizar actividad deportiva. Sin dudas, al tratar de incluir una actividad física nueva en la vida de cualquiera no será fácil romper la inercia, sobre todo cuando pase la novedad y se convierta en rutinario, momento a partir del cual habrá que concentrarse en los maravillosos beneficios de salud que se alcanzarán con esfuerzo, disciplina y perseverante.

En cualquier etapa de nuestras vidas puede estar susceptibles a cambios, pudiendo empezar o perfeccionar cada uno de nuestros hábitos, tanto los malos como los buenos, y sobre todo estos últimos, que siempre debemos mejorarlos poco a poco.

Entonces, porque no proponerse al menos los dos días de la rutina de pesas antes mencionados, con los servicios de un buen entrenador personal, que le enseñen las técnicas, lo corrija en la ejecución y lo motive a esforzarse, y francamente sería un buen comienzo.

Además, puede que no se tenga condiciones para nadar o simplemente no le guste o no sepa, pues puede ser sustituidos por correr o caminar dos de los otros días de la semana; y solo restaría organizar un día libre en una actividad deportiva de grupo, o simplemente bailando el fin de semana.

Ahora bien, un factor muy importante que nunca debemos obviar, a diferencia del ejemplo expuesto al principio de este artículo es comer saludable, y para ello se deberá aprovechar las citas con el entrenador personal, de modo que se reciba suficiente orientación de la forma, frecuencia de alimentarse y sobre todo de la composición de los platos lo suficientemente nutritivos como una vía idónea para la rectificación de los hábitos de alimentación, mejorándolo de modo que sean lo más balanceado posible, y no tan repetitivos para evitar el aburrimiento y poder disfrutar de lo que se come.

Todos tendrán la medalla del triunfo a través del seguimiento de resultados alcanzados, según los récords de peso, volumen, masa muscular, reducción de la grasa en su cuerpo, y por supuesto, al visualizar comparativamente las fotos anteriores con las posteriores, de modo que vayan enriqueciendo el folder histórico de avances, como fruto del esfuerzo perseverante.

Puede contar con nuestra inyección de energía cotidiana en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach, Fl 33405, pero eso sí, será necesario que usted mismo, estimado lector, se lo proponga.
Puede ir directamente al local, ya que las puertas de Calvet Personal Training LLC están abiertas para todos, aunque le recomiendo que haga una previa cita
a través del teléfono 561-512-9081, o vía email a info@calvetpersonaltraining.com, incluso en nuestra página web
www.calvetpersonaltraining.com