Venezolanos en el extranjero quieren votar en elecciones de julio, pero no cumplen con requisitos

0
24

(AP) — Giovanny Tovar salió de Venezuela hace cinco años en busca de empleo, después de que su país se sumió en una crisis bajo el mandato del presidente Nicolás Maduro. Ahora vende empanadas y tequeños en las calles de Lima, la capital de Perú, por donde empuja un pequeño carro equipado con una freidora.

Lo único que Tovar quiere es votar para sacar a Maduro del poder. Él ve una oportunidad para el cambio en las muy anticipadas elecciones presidenciales de julio, pero no podrá votar. Millones de emigrantes venezolanos tampoco podrán hacerlo debido a los costosos y tardados prerrequisitos del gobierno que no aparecen en ningún lado dentro de las leyes electorales de Venezuela.

“De verdad que no entiendo por qué nos ponen tanta traba en el camino para nosotros ejercer nuestro voto”, dijo Tovar, al tiempo que señaló quién, según los migrantes, es el principal sospechoso de los engorrosos trámites. “Y de verdad que yo quisiera votar, pero para no darle el voto a Maduro”.

Se calcula que más de la mitad de los cerca de 7,7 millones de venezolanos que abandonaron su país durante la compleja crisis que ha caracterizado a los 11 años de presidencia de Maduro están registrados para votar en Venezuela. Pero de todos los venezolanos dispersos por el mundo, incluidos aquellos que emigraron antes de la crisis, las cifras oficiales muestran que apenas 107.000 están registrados para votar fuera del país.

Los analistas y emigrantes aseveran que, de tener la oportunidad, casi todas las personas que salieron de Venezuela durante la crisis votarían en contra de Maduro, quien se convirtió en presidente interino tras la muerte de Hugo Chávez en 2013 y ahora busca su tercer periodo al mando.

La ley venezolana contempla el voto por correo, el cual permite a ciudadanos sufragar en embajadas y consulados. Los interesados deben registrarse correctamente con su dirección en el extranjero y no pueden vivir en el país que los alberga de forma ilegal ni solicitar estatus de refugiado o asilo allí.

El requisito de residencia es suficiente para reducir significativamente el número de personas que pueden registrarse ya que la mayoría de los migrantes carecen de estatus legal. Durante el periodo de registro de este año, el cual termina el martes, incluso quienes tienen residencia temporal en los países que los recibieron, están siendo rechazados por funcionarios consulares debido a que las misiones diplomáticas exigen pruebas de estatus permanente.

“Documentos de Residencia Permanente emitidos por el país de acogida” deben demostrar la “vigencia del documento… de por lo menos 3 años a la fecha actual” y “deben haberse expedido con 1 año de antelación mínimo”, de acuerdo con un folleto colocado fuera del consulado venezolano en Bogotá, la capital de Colombia. Sin embargo, la ley electoral de Venezuela únicamente establece que los interesados “posean residencia o cualquier otro régimen que denote legalidad de permanencia fuera de Venezuela”.

Perú le otorgó a Tovar residencia temporal, no permanente.