Advertisement

Walmart anunció el miércoles que dejará de vender armas y municiones a personas menores de 21 años, siguiendo una política anunciada horas antes por la tienda de deportes Dick’s Sporting Goods.

La tienda minorista dijo que también removerá de su sitio web todas las armas que parezcan rifles de asalto.

Advertisemen

Walmart dijo que la decisión fue tomada a la luz de la matanza del 14 de febrero en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida.

La tienda ya había dejado de vender rifles AR-15 como el usado en la matanza de Parkland, y otras armas semi-automáticas desde 2015.

La tienda tampoco vende aditamentos para convertir esas armas en completamente automáticas, como los llamados “bump stocks” ni cartuchos de alta capacidad.

Mientras el Congreso y legisladores estatales no se ponen de acuerdo sobre qué medidas implementar sobre el control de armas, la cadena Dick’s Sporting Goods decidió dar el primer paso.

A través de una carta, uno de los más importantes minoristas en la venta de armas, anunció que dejará inmediatamente de vender fusiles automáticos y cargadores de gran capacidad en todas sus tiendas y prohibirá la venta de todas las armas a personas menores de 21 años.

El anuncio se dio a conocer el miércoles, dos semanas después de la masacre en una escuela secundaria en Florida y coincide con el día en que los jóvenes estudiantes de la escuela Douglas regresaban a clases después de la tragedia que enlutó su comunidad y al país entero.

“Cuando vimos por lo que pasaron los jóvenes y el dolor de los padres y los muchachos muertos en Parkland, sentimos que necesitábamos hacer algo”, dijo el director general Edward Stack en el programa televisivo “Good Morning America”, de la ABC.

Dick’s, un importante minorista de armas, redujo la venta de armas de combate en sus tiendas del mismo nombre luego de la masacre en la escuela primaria Sandy Hook en diciembre de 2012. Pero posee además decenas de tiendas Field & Stream, donde no ha existido esa prohibición.

En una carta dada a conocer el miércoles, Stack escribió: “Nosotros apoyamos y respetamos la Segunda Enmienda (sobre el derecho constitucional de tenencia de armas) y reconocemos y apreciamos que la vasta mayoría de los dueños de armas son ciudadanos responsables, respetosos de la ley. Pero tenemos que ayudar a resolver el problema presente. La violencia con armas de fuego es una epidemia que está cobrando las vidas de demasiadas personas, incluyendo la esperanza del futuro de Estados Unidos: nuestros niños”.