Advertisement

Un estoico, pero resuelto Aaron Boone dijo el domingo por la noche que, a pesar de la caída en picada de sus Yankees de Nueva York, no dejarán que su temporada se defina por su barrida de cuatro juegos contra los Medias Rojas de Boston.

“No lo haremos. Somos demasiado buenos”, dijo Boone. “Esta es una prueba por la que estamos pasando en este momento, no hay dudas”.

Advertisemen

Fue una prueba que comenzó el miércoles, cuando los Yankees perdieron en casa contra los Orioles de Baltimore gracias a una actuación poco inspiradora del pitcheo. Esa derrota ante los humildes Orioles dio inicio a una racha perdedora que llegó a su quinto juego con la derrota 5-4 del domingo en 10 entradas en el Fenway Park.

Esa derrota selló la cuarta barrida de cuatro juegos de los Medias Rojas a los Yankees desde 1969. Boston también lo hizo en septiembre de 1969, junio de 1990 y septiembre de 2016.

“Este es un fin de semana que voltearemos a ver y esperamos poder decir: ‘Esto nos unió y nos permitió crecer mucho más como club'”, dijo Boone.

El juego del domingo se decidió en la novena y décima entrada. Después de registrar 22 salvamentos consecutivos, el taponero de los Yankees, Aroldis Chapman, desperdició su oportunidad al 23° cuando permitió tres carreras, una sucia, en una novena entrada de 39 lanzamientos.

Chapman no había lanzado tantos lanzamientos en una aparición en tres años.

“No estoy prestando atención a la cantidad de lanzamientos que tengo”, dijo Chapman a través de un intérprete, minimizando su alto conteo de lanzamiento como una razón de sus problemas. “La concentración es salir de la entrada. Ejecutar y hacer tu trabajo. No importa. Todavía estás tratando de hacer tu trabajo”.