Advertisement

EFE – La ayuda humanitaria de EE.UU. para Venezuela comenzó a llegar este sábado en grandes cantidades a la ciudad colombiana de Cúcuta donde tres aviones C-17 de la Fuerza Aérea estadounidense aterrizaron con toneladas de suplementos nutricionales y kits de higiene.
Estos aviones militares, que tienen capacidad para transportar cada uno hasta 77,5 toneladas de carga, partieron de la base aérea de Homestead, en el sur de Miami (EE.UU.), y aterrizaron por la tarde en el aeropuerto internacional Camilo Daza de Cúcuta, fronteriza con Venezuela.
En la pista los esperaban el director de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), Mark Green; el embajador de Colombia en Washington, Francisco Santos, y Lester Toledo, representante para la asistencia humanitaria del presidente del Parlamento e interino de Venezuela, Juan Guaidó.
También participaron la subsecretaria adjunta de la Oficina de Asuntos para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU., Julie Chung; el jefe de la misión de la OEA en Colombia, Roberto Menéndez, y el director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), Eduardo José González.
“La ayuda que ven que acaba de llegar ha sido bajo solicitud del presidente interino Juan Guaidó en coordinación con el Gobierno de Colombia”, manifestó Green en una rueda de prensa que dio en la pista del aeropuerto cucuteño, mientras al fondo operarios descargaban bajo un sol implacable las cajas de los aviones.
El jefe de Usaid manifestó que los víveres, kits de higiene y medicamentos que están llegando Cúcuta proceden no solo de Estados Unidos “sino también de muchos países que participan en esta ayuda”.
“Este no es el primer envío que llega de parte de Estados Unidos ni será el último” para la gente de Venezuela, dijo, pues la semana pasada se entregó en Cúcuta un primer cargamento de ayuda y ayer las autoridades colombianas recibieron 2,5 toneladas donadas por el Gobierno de Puerto Rico.
Una vez descargadas de los aviones, las toneladas de ayuda fueron subidas en camiones y trasladadas hasta una bodega situada en el lado colombiano del puente internacional de Tienditas por donde se espera sea ingresada a Venezuela.
Cúcuta, junto a Curazao y el estado brasileño de Roraima, son los puntos de acopio de las ayudas humanitarias, cuyo ingreso a Venezuela se hará el próximo 23 de febrero, según anunció Guaidó el pasado martes.
Al ser preguntado por periodistas sobre cómo se hará el ingreso de la asistencia a su país, dado el rechazo del régimen de Nicolás Maduro a la ayuda humanitaria, Lester Toledo no quiso dar detalles de la operación, pero aseguró: “Que pasa, pasa”.
Según dijo Toledo, la asistencia “se está convirtiendo ya en un tsunami humanitario que no va a parar” porque otros países anunciarán próximamente que se suman a la iniciativa que lideran Estados Unidos y Colombia.
Por su parte, Green añadió que recientemente se reunió con el presidente colombiano, Iván Duque, para hablar de la “cooperación que estamos haciendo de manera continuada entre nuestros países” con el fin de enviar las ayudas que pueden “salvar a mucha gente que está sufriendo en el pueblo de Venezuela”.
“Como sabemos, esta asistencia se necesita de manera urgente y llega en un momento muy oportuno” porque “muchos niños tienen hambre en Venezuela y casi todos los hospitalizados viven una grave escasez de suministros y medicinas”, explicó Green.
Según la Embajada de Estados Unidos en Colombia, Usaid “está preparando suministros adicionales de asistencia humanitaria en sus bodegas en Miami y Houston para ser distribuidos de inmediato en la región” y llegarán en los próximos días en vuelos militares.
“Estados Unidos sigue prestando esta ayuda de manera solidaria al presidente interino Guaidó y ayudando a que los venezolanos se sientan representados por un Gobierno que realmente le sirva a sus intereses”, manifestó Green.
El funcionario envió también un mensaje a Guaidó: “Estamos orgullosos de estar de su lado, con su gente, de apoyarlos; estamos con la gente que pide libertad, que pide una democracia verdadera, y este es un llamado a las fuerzas de seguridad de Venezuela: les pedimos que dejen ingresar esta ayuda que merece la gente de Venezuela de forma inmediata”.

Por su parte, el jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, quien se proclamó presidente encargado, dijo este sábado estar dispuesto a “hacer lo necesario” para lograr el ingreso de las ayudas almacenadas en la ciudad colombiana de Cúcuta, y que servirán para paliar la crisis humanitaria que, asegura, atraviesa el país.
“Estamos dispuestos a hacer lo necesario para que ingrese la ayuda”, dijo Guaidó ante miles de simpatizantes en un evento en el que juramentó a los integrantes de una red de voluntarios que trabajará en el ingreso de las donaciones.
El líder opositor señaló que los aviones con ayudas “deberían estar aterrizando” en suelo venezolano, pero que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro bloquea esta acción.
No explicó que decisiones tomará si finalmente el próximo día 23, fecha que ha fijado para el ingreso de las ayudas, Maduro no permite que las donaciones entren al país.
Sin embargo, la semana pasada adelantó que podría autorizar una intervención militar extranjera para tal fin si fuera necesario.
“El terreno de la lucha lo decide el opresor”, dijo al respeto este sábado, citando al fallecido presidente sudafricano Nelson Mandela. “Para nosotros la decisión es clara, es irreversible: el cambio”, añadió.
Guaidó también informó que la red de voluntarios suma ya 600.000 miembros, a los que se les entregará el próximo lunes a través de correros electrónicos y mensajería de texto “una instrucción” que “tiene que ver con mandar un mensaje a un sector del país”, en una clara alusión a las fuerzas armadas.
Precisamente a los militares, a los que ha pedido de forma abierta que den la espalda a Maduro, les reiteró este sábado su llamado a permitir que entren las ayudas, y alertó que el corredor humanitario se abrirá “sí o sí”.
“Nuestro movimiento es pacífico, pero profundamente determinado”, insistió.
Venezuela vive una situación de inestabilidad política desde el 10 de enero, cuando Maduro volvió a tomar posesión del cargo tras imponerse en las elecciones de mayo pasado, no reconocidas por parte de la comunidad internacional.
El 23 de enero Guaidó invocó varios artículos de la Constitución venezolana para reclamar que, como jefe del Parlamento, podía declararse presidente interino al considerar “ilegítima” la toma de posesión de Maduro.
Guaidó ha hecho una prioridad la entrada de ayuda humanitaria en Venezuela y ha señalado que las donaciones ingresarán con el apoyo de los ciudadanos y la comunidad internacional, principalmente de naciones como Estados Unidos y Colombia, que lo reconocen como autoridad legítima del país.

Advertisemen