Advertisement

Los presidentes de Francia y EEUU, François Hollande y Barack Obama, respectivamente, se acercaron la noche del domingo a Bataclan, la sala de espectáculos de París donde 90 personas fueron asesinadas por miembros del Estado Islámico el pasado 13 de noviembre.

Hollande, Obama y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, depositaron flores delante del local antes de observar un momento de recogimiento. Acto seguido, François Hollande acompañó a Obama hasta su vehículo.

Advertisemen

El ataque al Bataclan fue el más mortífero de la serie de ataques perpetrados por el Estado Islámico el pasado 13 de noviembre en París, que también se extendieron a varias terrazas de café de la capital y al Stade de France.

El mandatario francés esperó a Obama delante de este lugar emblemático del rock poco después de que el presidente estadounidense aterrizara en el aeropuerto de Orly, unas horas antes de la inauguración de la conferencia sobre el cambio climático (COP21).

La visita de Obama y Hollande al Bataclan, con medidas de alta seguridad, fue anunciada en el último momento y tuvo lugar después de que por la tarde militantes antiCOP21 provocaran incidentes en la céntrica Plaza de la República de París, lugar simbólico convertido en monumento en memoria de las víctimas del 13 de noviembre.

Barack Obama rinde homenaje a víctimas de París en la sala de conciertos Bataclan