Advertisement

RÍO DE JANEIRO (AP) — Miles de estudiantes brasileños y sindicatos de izquierda unieron fuerzas en las calles este jueves para protestar contra los cortes presupuestarios en la educación y contra la amenaza de privatización de Petrobras, la mayor empresa petrolera de Brasil.

“¡Tira la tijera de las manos, invierte en educación!”, cantaban los estudiantes en el centro de Río de Janeiro, donde se movilizaron hasta la puerta del edificio de Petrobras.

Advertisemen

Debido a la proyección de un crecimiento de la economía exiguo para 2019, el gobierno de Jair Bolsonaro ha decidido bloquear unos 950 millones de dólares del presupuesto original en educación que afecta a todos los niveles. El bloqueo de recursos era originalmente mayor.

El Ejecutivo confirmó el lunes el destino de cerca de 500 millones de dólares para educación.

Pese al reintegro parcial de los recursos, los estudiantes brasileños no ceden y desafían con quedarse en las calles hasta que la totalidad del dinero bloqueado sea restituido.

La Unión Nacional de Estudiantes (UNE) brasileños convocó a actos en Río de Janeiro, Sao Paulo y las principales ciudades del país.

“El acto es para exigir el retorno completo del presupuesto. Vamos a continuar movilizados hasta conseguir todo el dinero que cortaron”, dijo Iago Montalvao, presidente de la UNE, a The Associated Press.

Los cortes han sido digitados por el equipo económico del gobierno, liderado por el ministro liberal Paulo Guedes.

La administración de Bolsonaro ha defendido la vigencia de un “techo de gastos” aprobado por el Congreso bajo la presidencia de Michel Temer (2016-2018), que estipula metas de gastos para las distintas áreas del ejecutivo en consonancia con el crecimiento de la economía.

Los recortes han alcanzado a todos los ministerios y apuntan, según el gobierno, a sanear las cuentas públicas.

Además de líderes estudiantiles y sindicales, dirigentes del izquierdista Partidos de los Trabajadores (PT), entre ellos la presidenta Gleisi Hoffmann, marcharon en Río de Janeiro.

Aunque en los últimos años, bajo administraciones del PT han sido frecuentes los recortes presupuestarios en educación e incluso en mayor magnitud, los estudiantes han reaccionado este año ejerciendo fuerte presencia en las calles.

El ministro de Educación, Adrian Weintraub, provocó una catarata de reacciones negativas este año y abrió una crisis al sugerir que los cortes eran justificables porque muchas universidades tenían dinero de sobra y con ello practicaban “desorden” y fiestas dentro de los establecimientos.

“Si el gobierno no tuviese la presión social que generaron las movilizaciones, podrían haber profundizado más los recortes. Ahora intenta desmovilizar a los estudiantes entregando apenas una parte de lo que recortaron”, agregó Montalvao.

La AP buscó una reacción del Ministerio de Educación pero no recibió respuesta de momento.

Decenas de trabajadores petroleros acompañaron la movilización y levantaron la consigna “privatizar hace mal a Brasil”.

El gobierno ha dicho que no descarta una privatización de la mayor compañía petrolera y el ministro Guedes ha manifestado que será estudiada en el futuro.

“Las estatales son la defensa de la soberanía del país. Si entregan nuestros activos, afectará principalmente al pueblo. Como petroleros podemos ofrecer un combustible más barato y reducir ese precio, que impacta en todo el mercado nacional”, dijo Carlos José Cunha, trabajador de Petrobras.