Advertisement

(AP) — Grupos indígenas de todo Brasil protestaron el miércoles en contra de una propuesta para transferir los servicios de salud para los pueblos nativos del gobierno federal a las municipalidades, ya que consideran que sería un retroceso importante para sus comunidades.

Cientos de manifestantes con atuendos tradicionales y el cuerpo pintado bailaron y oraron durante una protesta frente a la alcaldía de Sao Paulo. Por la mañana, un grupo ingresó al edificio y fue rociado con gas pimienta, según un líder comunitario. En una transmisión en vivo publicada en Facebook, un grupo se formó y golpeó sus bastones al unísono frente a una fila de agentes de la guardia civil, que protegían con escudos la entrada a la sede gubernamental. Realizaron una danza ritual en la entrada antes de salir nuevamente tras negociar con la policía.

Advertisemen

La guardia civil de Sao Paulo no respondió a solicitudes de comentario.

También se realizaron protestas en otras partes de Brasil, incluyendo la capital Brasilia y Manaos, la ciudad más grande del Amazonas.

El ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta discutió la semana pasada la posibilidad de cerrar la oficina federal de salud indígena. Líderes indígenas señalaron que la agencia especializada les puede brindar atención en lenguas nativas, algo que las municipalidades no son capaces de hacer.

“¿Necesitamos un sistema centralizado en Brasilia?”, preguntó Mandetta antes de hablar ante una comisión del Senado el miércoles.

“Para más de 600.000 indígenas, los recursos que aporta el país, creo que pocos países aportan tanto”, dijo, haciendo referencia a las sospechas de corrupción al sistema actual de salud indígena como el exceso de equipamiento y facturación inflada. Señaló que en su lugar se discutirían formas para mejorar el acceso de las personas indígenas al sistema de salud convencional.

Tamikua Txihi Kerexu Hete, líder indígena de la comunidad Jaragua, que se encuentra dentro de los límites de la ciudad de Sao Paulo, dijo que sería un enorme retroceso para su pueblo.

“Es un derecho que nos ganamos con mucho trabajo y estamos aquí para luchar por él”, dijo.

Hete señaló que seguirá con la protesta hasta que el alcalde de Sao Paulo se pronuncie en contra de la propuesta del ministro de Salud.

El presidente Jair Bolsonaro ha chocado en varias ocasiones con los pueblos indígenas. Durante su precampaña dijo a sus simpatizantes que “no se les dará un centímetro más a las reservas indígenas”.