Cómo ganó Barcelona su 1er título de Liga tras salida de Messi

0
76
Jugadores del Barcelona celebran después de derrotar al Espanyol y asegurar su primer título de la Liga de España en cuatro años, en el estadio RCDE, en Barcelona, el domingo 14 de mayo de 2023. (AP Foto/Joan Monfort)

(AP) — La arriesgada apuesta de Barcelona de hipotecar el futuro del club rindió frutos el domingo, al menos en el corto plazo, cuando el conjunto liderado por el recién llegado Robert Lewandowski amarró su primer título de la Liga de España en cuatro años.

Barcelona alcanzó su 27mo título, segundo detrás de los 35 del Real Madrid, con cuatro jornadas por disputar después de derrotar 4-2 al Espanyol con un par de goles de Lewandowski.

Ahora el equipo finalmente podrá iniciar un nuevo capítulo después de conquistar su primer título importante desde la dolorosa salida de Lionel Messi hace dos años.

Así fue como Barcelona lideró la liga desde la jornada 13, haciendo a un lado a un Real Madrid posiblemente más talentoso y dejando sin oportunidad al Atlético de Madrid de alcanzarlo.

¿GANA AHORA, PAGA DESPUÉS?

Cuando el presidente del club, Joan Laporta, quien contrató a Pep Guardiola hace cerca de 15 años, regresó para un segundo mandato en el cargo cerca del final de la temporada 2019-2020, encontró un equipo en ruinas.

La situación financiera del club, con una deuda de 1.400 millones de dólares, impidió a Laporta cumplir su promesa de convencer a Messi de quedarse. En lugar de ello, Laporta le dijo al máximo jugador del Barcelona que tenía que irse porque el equipo no podía pagarle.

Así, la temporada pasada, después de ver que el equipo no ganó ningún título, Laporta y su directiva decidieron que era momento de tomar medidas drásticas. Vendieron el 25% de sus derechos de televisión española por los próximos 25 años por 725 millones de dólares, junto con otros activos.

Ese ingreso fue destinado a retocar el plantel con las transferencias de Lewandowski, Jules Koundé y Raphinha y firmar a los agentes libres Franck Kessie, Andreas Christensen y Marcos Alonso.

A pesar de que Barcelona volvió a ser eliminado en la fase de grupos de la Liga de Campeones y de quedar fuera al inicio de la fase de playoffs de la Liga Europa al perder ante el Manchester United, regresó a la contienda por la Liga de España.

LEWANDOWSKI

La exestrella del Bayern Múnich demostró que todavía es capaz de encontrar regularmente los huecos en las defensas rivales cuando se le da un poco de espacio.

El polaco de 34 años no tuvo problemas para adaptarse a su nuevo equipo después de ocho temporadas exitosas con Bayern. Lewandowski lidera la Liga de España con 21 goles.

Raphinha añadió siete dianas compartiendo tiempo de juego con Ousmane Dembélé, quien marcó seis veces antes de ausentarse por lesión varias semanas.

TER STEGEN

Después de un par de años en que el portero alemán parecía haber perdido su mejor forma, Marc-Andre ter Stegen regresó al nivel de quien ayudó al Barcelona a ganar su último título de la Liga de Campeones en 2015.

Mientras que el Madrid encabeza la liga con 70 goles, Barcelona solamente necesitó de 64 para ganar el campeonato, gracias a una gran defensiva que solamente permitió 13 anotaciones a sus rivales, la cifra más baja del torneo.

Ter Stegen mantuvo su arco intacto en 25 ocasiones.

La defensiva es encabezada por Ronald Araújo, que se aseguró de que Barcelona no extrañara al retirado a media temporada Gerard Piqué. Araújo fue el mejor defensa mano a mano del equipo, especialmente frente a Vinícius Júnior del Madrid, en sus enfrentamientos en los “clásicos”.

FUTURO BRILLANTE

Las mejores noticias para Barcelona son que su futuro parece asegurado después del continuo desarrollo de sus jóvenes estrellas.

Los centrocampistas Gavi Páez (18) y Pedri González (20) ganaron los últimos dos premios Golden Boy para los mejores jugadores menores de 21 años de Europa, mientras que Alejandro Balde (19) desplazó al veterano Jordi Alba como la opción preferida de Xavi en el lateral izquierdo esta temporada.

La próxima temporada el equipo y su afición tendrán que adaptarse a jugar en un estadio más pequeño mientras se renueva el Camp Nou. Más allá de la menor venta de entradas, la mudanza temporal también pondrá a prueba la fortaleza local de Barcelona: el Camp Nou tiene capacidad para 98.000 seguidores, en comparación con los 56.000 del Estadio Olímpico.