Cuba apuesta a que reforma monetaria no desborde los precios

0
39
Fotografiada a través de una ventana, una mujer aguarda a cobrar en una oficina de Western Union durante su último día de operaciones en La Habana, Cuba, el lunes 23 de noviembre de 2020. Cuba iniciará un reordenamiento económico profundo a partir del 1 de enero que incluirá la unificación monetaria y cambiaria, así como un aumento de cinco veces en los salarios. (AP Foto/Ismael Francisco)

(AP) — El gobierno cubano apuesta a que la próxima reforma monetaria prevista para enero no signifique una terapia de choque, aunque reconoció que, junto con la unificación monetaria y cambiaria y el aumento de salarios, se producirá un proceso inflacionario.

“Estamos repartiendo las riquezas de manera diferente y asumiendo retos, porque este modelo está apostando a rescatar el papel del trabajo”, dijo el ex vicepresidente y miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, Marino Murillo, al comparecer ante la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Cuba se apresta a normalizar sus cuentas nacionales, hacer desaparecer una de sus dos monedas –el peso convertible (CUC) en paridad con el dólar— y dejar el peso cubano (CUP) a un cambio de 24 por dólar el primero de enero.

Además, actualmente para las personas jurídicas el CUC se cambiaba uno a uno con el dólar –aunque había otras tasas intermedias por sector–, pero para las personas naturales el canje era ya de 24.

“Lo que va a ocurrir en la tarea de ordenamiento es que las personas jurídicas que estaban en un ambiente de uno por uno, van a un ambiente de uno por 24”, expresó Murillo.

“Significa hacer un proceso de devaluación de 2.300%”, manifestó el dirigente, quien durante la pasada década fue considerado el zar de las reformas económicas de apertura en la isla. “Eso no es normal en ningún lugar del mundo… Vamos a hacer una devaluación grande y ¿por qué es posible? Porque las personas naturales ya estaban en 24”.

La doble moneda y las diferentes tasas de cambio datan de la década de los 90, cuando se usó en la isla este mecanismo para salir delante de la crisis provocada por la caída de los aliados comunista de la Europa del Este, pero a la larga —junto con los altos subsidios a los productos básicos— provocó una economía ineficiente con salarios bajos dependiente de las importaciones.

El término “terapia de choque” se refiere en economía a una liberación de precios y controles de divisas, junto a una quita de subsidios estatales y la apertura comercial, que significa además un incremento de las diferencias sociales y los sectores vulnerables.

Murillo salió al cruce ante los diputados de muchas incertidumbres de la población, pues junto con esta unificación monetaria –que generó mucho apoyo en los ciudadanos– se anunció una reforma salarial que implica un aumento en cinco veces de los salarios aunque a su vez ya se aprobó un tarifazo en los servicios como la luz e incremento en alimentos, tradicionalmente con alto subsidios en la isla.

Los más de 600 cubanos de la unicameral Asamblea del Poder Popular —el Parlamento— se reunieron este jueves para una sesión de fin de año de manera virtual, pues a pesar de que los de La Habana se reunieron, los de provincias participaron por teleconferencia debido a la pandemia.

Encabezados por el expresidente Raúl Castro y el actual mandatario Miguel Díaz-Canel, quienes según la legislación son también parlamentarios, los asambleístas sesionarán jueves y viernes entre otras cosas haciendo un balance de la economía de la isla y estableciendo un nuevo cronograma para decenas de leyes –como un Código Penal, de Familia o una ley de vivienda– y que deben adecuarse en base a la nueva Constitución aprobada en 2019.

————

Andrea Rodríguez está en Twitter: www.twitter.com/ARodriguezAP