Advertisement

Un estudio independiente sobre los derechos humanos en Norteamérica, entregado a la FIFA por la Candidatura de Canadá, Estados Unidos y México para albergar la Copa del Mundo 2026, detectó algunos focos rojos como la discriminación, inseguridad, violencia y hasta la política exterior que, desde ya, se han colocado como áreas a mejorar por las tres naciones.

El estudio, revelado hace unos días por el propio comité organizador, se realizó en cuatro ciudades de la candidatura, siendo la Ciudad de México, Toronto, Nueva York y Washington DC las elegidas. En total se entregó un estudio con reportes sobre siete temas como el impacto ambiental, sustentabilidad del evento, innovación, compromiso con los fans, gobierno y los dos de derechos humanos que incluyen los focos de atención.

Advertisemen

En algunos puntos en que se destacan los focos de atención en México, aceptan que pese a los esfuerzos para terminar con la discriminación en los estadios, el grito de ‘puto’ se mantiene. “El grito de ‘puto’ es una forma pública de discriminación y prevalece en México y en algunas partes de Estados Unidos (y otros países). Este grito, junto a otros insultos raciales, de género y de orientación sexual pueden generar un ambiente hostil y de discriminación para fanáticos, jugadores y oficiales en el estadio. Erradicar la conducta discriminatoria de los fans es un foco para la Major League Soccer y la Federación Mexicana de Futbol con sus campañas ‘No cruces la línea’ y ‘Abrazados por el Futbol’, respectivamente”, se lee en el estudio.

Otro punto a mejorar es la seguridad para periodistas. “Los tres países tienen fuetres leyes para proteger la libertad de expresión para periodistas y presentadores. Hay algunos retos en algunas regiones de México como resultado de la violencia reportada y tratamiento contra periodistas”, se lee en una parte del informe. “Un riesgo adicional”, reiteran, “se relaciona con los niveles existentes de violencia y acoso contra periodistas que se han reportado en algunos países anfitriones, particularmente en algunas partes de México”.

En el tema de la violencia, destacan que “en México, la violencia reportada es una preocupación y representa una amenaza para el derecho a la vida, la personal seguridad y otros derechos humanos”, mientras que en el análisis sobre la violencia de género contra las mujeres, se lee: “Para abordar esto, México ha abordado una mejora en la igualdad de género en el futbol como un foco del legado social ligado a la Copa Mundial de 2026. Sin embargo, a pesar del progreso innegable que se ha logrado sobre los derechos de las mujeres y la igualdad de oportunidades, hay muchos obstáculos aún en relación al trabajo, salud, educación y política, donde persisten diversas formas de violencia de género”.

Antes de llegar al tema de los cárteles de la droga, señalan que en México la falta de transparencia es un foco a mejorar. “La libertad de asociación también es un riesgo en México; la falta de transparencia y disponibilidad de mecanismos sobre el agravio y responsabilidad son otro riesgo”.

Sobre el tema de la violencia ligada a las drogas, escriben: “Los cárteles y la violencia relacionada a las drogas en Estados Unidos y México podrían ser un riesgo adicionadl para el personal de seguridad para los fans y las delegaciones, aunque la mayoría de la violencia relacionada a los cárteles y bandas que ha sido reportada dice que es entre bandas o con la policía”.

Finalmente, dejan claro que la situación en la frontera entre México y Estados Unidos no es la mejor. “El desplazamiento de gente entre México y Estados Unidos podría ser un foco de atención antes y durante la Copa del Mundo, particularmente debido a las tensiones existentes entre los dos países respecto a la frontera”.

El estudio revela también algunos focos de atención en suelo estadounidense como son el racismo y en el canadiense con el tratamiento que se le da a las personas indígenas; sin embargo, todos son puntos a mejorar por parte del comité organizador en busca de convertir la Copa del Mundo de 2026 en la más grande plataforma de derechos humanos en el orbe.