EEUU sanciona a expresidente y vicepresidente de Paraguay

0
112
ARCHIVO - El presidente saliente paraguayo Horacio Cartes llega al Congreso para entregar la banda presidencial al mandatario entrante de la nación, en Asunción, Paraguay, el 15 de agosto de 2018. (AP Foto/Marta Escurra, Archivo)

(AP) — Estados Unidos emitió el jueves sanciones contra el expresidente paraguayo Horacio Cartes Jara y contra el actual vicepresidente Hugo Velázquez Moreno, y reveló acusaciones explosivas sobre que los dos hombres participaron en amplias tramas de corrupción y tienen vínculos con miembros de una organización terrorista.

El expresidente y el vicepresidente han estado involucrados en “una corrupción sistémica que ha socavado las instituciones democráticas de Paraguay” y tienen vínculos con miembros de Hezbollah, grupo que Estados Unidos designa como organización terrorista, señaló el Departamento del Tesoro estadounidense.

Como resultado, “estas dos personas ahora no tienen permitido usar el sistema financiero de Estados Unidos”, comentó Marc Ostfield, embajador estadounidense en Paraguay, durante una conferencia de prensa.

Cartes y Velázquez fueron incluidos en una lista de Estados Unidos sobre corrupción el año pasado, pero ahora las acusaciones en su contra han aumentado. El Departamento del Tesoro también emitió sanciones contra cuatro compañías que son propiedad o están controladas por Cartes: Tabacos USA, Bebidas USA, Dominicana Acquisition y Frigorífico Chajha.

Velázquez comentó que está “sorprendido” por las acusaciones en su contra y negó “categórica y rotundamente que eso haya ocurrido”, añadiendo que no está al tanto de los detalles y ha pedido a Estados Unidos más información al respecto.

“No tengo absolutamente vínculo con Hezbollah… o cualquier otro grupo terrorista”, comentó el vicperesidente el jueves a una estación de radio local. Puntualizó que no planea renunciar al cargo.

“Yo fui electo por el pueblo paraguayo”, dijo.

Cartes no comentó sobre las sanciones por el momento, pero rechazó las acusaciones de corrupción de Estados Unidos el año pasado. “Niego y rechazo el contenido de las acusaciones”, tuiteó Cartes en julio de 2022, y señaló que estaba “comprometido en ofrecer todo el apoyo y la información de primera fuente que las autoridades necesiten para esclarecer los asuntos que nos cuestionan”.

Estados Unidos ha afirmado desde hace tiempo que la región fronteriza entre Argentina, Brasil y Paraguay es un centro de financiación del terrorismo a través del lavado de dinero procedente de actividades ilícitas. Estados Unidos ha identificado lo que ha descrito como miembros de Hezbollah que utilizan empresas fantasma en la región para financiar actividades terroristas en el Medio Oriente.

El Departamento de Estado ha dicho que la corrupción en Paraguay impide a menudo que se dicten condenas en casos de lavado de dinero y financiación del terrorismo.

Cartes, “una de las personas más ricas de Paraguay” y quien ocupó la presidencia de 2013 a 2018, “ha participado en un patrón concertado de corrupción, incluidos sobornos generalizados a funcionarios del gobierno y legisladores”, afirmó el Departamento de Estado estadounidense el jueves.

Las sanciones anunciadas el jueves rápidamente sacudieron el mundo político de Paraguay, y los legisladores de la oposición exigieron que se abrieran investigaciones en torno a Cartes, Velázquez y todos los legisladores que pudieran haber recibido sobornos.

En su camino para convertirse en presidente, Cartes repartió dinero en efectivo a funcionarios, un patrón que continuó durante su presidencia y luego de que dejó el cargo, de acuerdo con funcionarios estadounidenses.

Primero, luego de que Cartes se unió al Partido Colorado en 2009, sobornó a los funcionarios para convencerlos de eliminar un requisito del partido sobre que una persona tenía que llevar 10 años afiliada al partido para poder postularse como candidato presidencial. Posteriormente, pagó a algunos miembros del partido hasta 10.000 dólares para que respaldaran su candidatura, según el Departamento del Tesoro.

Durante su presidencia, Cartes realizó pagos mensuales de entre 5.000 y 50.000 dólares a un grupo de “legisladores leales” para mantener el control sobre el Congreso. Esos pagos siguieron llevándose a cabo luego de que dejó el cargo, con el fin de asegurar que los legisladores votaran a favor de sus intereses, añadió el Departamento del Tesoro.

En conjunto, el expresidente, que sigue liderando el Partido Colorado, ha “aprovechado su riqueza e influencia adquiridas ilícitamente para ampliar su poder político y económico sobre las instituciones paraguayas”, afirmó el Departamento de Estado.

Las acusaciones contra Velázquez contenían menos detalles. El Departamento del Tesoro únicamente dijo que el vicepresidente “también ha participado en prácticas corruptas para interferir con los procesos jurídicos y protegerse a sí mismo y a sus socios criminales de las investigaciones penales”, incluso sobornando y amenazando a funcionarios para asegurarse de que su actividad ilícita no saliera a la luz.

Estados Unidos también afirmó que “representantes de Cartes y Velázquez han aceptado sobornos” en eventos privados realizados por Hezbollah en Paraguay.