Advertisement

Cambios en las políticas enérgeticas y de transporte podrían salvar anualmente la vida de millones de personas que mueren por enfermedades causadas por los altos niveles de contaminación del aire, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«La evidencia es abrumadora, el cambio climático pone en peligro la salud humana. Existen soluciones y tenemos que actuar con decisión para cambiar esta trayectoria», declaró ayer la directora de la OMS, la doctora Margaret Chan.

Advertisemen

De acuerdo con la agencia sanitaria de la ONU, si se introducen cambios adecuados en las políticas enérgeticas y de transporte se podrían reducir los costes sanitarios asociados con la inactividad física y las lesiones de tráfico.

Los países deben de tomar medidas para adaptarse al cambio climático que permitan a su población enfrentarse mejor con el impacto que tiene el calor en la salud, los episodios climáticos extremos, las enfermedades infecciosas y la inseguridad alimentaria, señaló la OMS.

Estos temas medioambientales serán discutidos a partir de hoy en la primera conferencia mundial sobre la salud y el clima que acaba de inagurarse en la sede de la organización en Ginebra y que reunirá a más de trescientos participantes que incluyen a ministros de salud y representantes de la sociedad civil.

El objetivo de esta reunión es el de resaltar la importancia de actuar ahora para proteger el futuro aumentando la vigilancia y el control de enfermedades infecciosas como la malaria, la denge, la diarrea y la desnutrición, declaró en Ginebra la doctora de la OMS, María Neira.

Miles de personas mueren anualmente por las consecuencias del cambio climático como las olas de calor, las inundaciones o la degradación de los sistemas de suministro de agua o de alcantarillado. Los más afectados son las poblaciones más vulnerables : los ancianos, los niños y las mujeres, afirmó la OMS.

El cambio climático pone en peligro la salud