El Partido Republicano Nacional

0
89

¡Que semanita para los republicanos!

El miércoles por la mañana la delegación republicana a la Cámara de Representantes despojó a Liz Cheney de su posición de liderato en dicho cuerpo. La hija del ex vicepresidente y tercera en mando en la delegación cameral de su partido, cometió el imperdonable pecado de votar a favor del residenciamiento (impeachment) del ex presidente Donald Trump además de criticar su postura de sostener que la victoria electoral de Biden nunca ocurrió, sino que fue el resultado de un fraude en el sistema electoral.

Más de cien altos miembros del movimiento republicano, en respuesta a lo que consideran una violación al derecho de Cheney y otros miembros de los cuerpos legislativos a tener independencia de criterio cuando evalúan situaciones de carácter político y legislativo expresaron su propósito de comenzar a reformar su partido de modo que haya un regreso a los principios y actitudes bajo los cuales fue fundado, nada menos que por Abraham Lincoln, o en su consecuencia, organizar un nuevo partido que responda a esos principios y valores.

Si esto ocurriera, el Partido Republicano podría quedar “partido” por la misma mitad.

Como si esto fuera poco, una organización criminal con raíces en Rusia llevó a cabo un ataque cibernético que causó la paralización del sistema de tuberías que le sirve gasolina al noreste y noroeste de los Estados Unidos creando una crisis de escasez del combustible. Putin, por supuesto, dijo no tener nada que ver con esto… Tal y como dijo que nunca intervino con nuestro sistema electoral pero, los que pudimos leer el informe investigativo de Mueller, sabemos que Putin miente porque eran efectivos de su régimen los que llevaron a cabo las intervenciones. Sabemos además que Putin es el “padrino” de cada actividad delictiva de su país donde, no se mueve un dedo sin su conocimiento y aprobación.

Siempre es interesante mencionar que Trump, que no se cansa de acusar de fraudes y crímenes a su oposición política, no abre la boca ni para respirar cuando se identifican los crímenes de los rusos.

Me imagino que tiene que proteger un futuro hogar de donde no lo extraditen cuando tenga que responder a las múltiples acusaciones criminales y acciones civiles a las cuales parece que se va a tener que enfrentar en un momento no muy lejano. Todo indica que las fuerzas de la ley y el orden se mueven sigilosamente pero con seguridad hacia Trump y sus cómplices.

En fin de cuentas hay que recalcar dos cosas significativas. El ala trumpista en el Partido Republicano no se calla, no cesa de actuar y de criticar tanto al gobierno de Biden, como a los detractores de Trump dentro de su propio partido.

Mientras esto ocurre y Trump ataca despiadadamente a todos los que le sirvieron bien como Mitch McConnel y el vicepresidente Mike Pence catalogándolos de ineptos e ineficientes.

El silencio de McConnel y Pence es estridente.

La valentía y el arrojo de Liz Cheney son notables, admirables y esperanzadores.

Nos hace aspirar a que pronto, de alguna manera, haya de reinar la verdad, el amor patrio y la administración pública basada, no en el partidismo que ahora nos limita, sino el compartir de ideas y la colaboración de todos para avanzar las causas de nuestro pueblo.