Advertisement

Minutos antes del mediodía de este miércoles, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió una alerta en su página de internet con información y la estructura de un grupo criminal dedicado al tráfico de drogas y lavado de dinero.

La Oficina de Control de Bienes de Extranjeros detectó la operación de un narcotraficante mexicano de nombre Raúl Flores Hernández.

Advertisemen

La sorpresa vino al ver que en el organigrama que publicaron las autoridades estadounidenses se encontraban como presuntos prestanombres el futbolista Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez.

Según el gobierno estadounidense, Raúl Flores Hernández operaba en México desde hace 35 años de forma independiente y con bajo perfil; se dedicaba a transportar cocaína a varios países y tenía vínculos con el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación.

En Punto confirmó que Flores Hernández también operaba con el nombre de Miguel Casas Linares; estuvo preso entre 2013 y 2015. El 20 de julio de 2017, la Agencia de Investigación Criminal lo detuvo saliendo de un restaurant en Zapopan, Jalisco. Actualmente está en el Reclusorio Sur de la Ciudad de México y cuenta con una solicitud de extradición de una Corte en Columbia, Estados Unidos.

Entre la red que Raúl Flores había constituido figuraban, entre otros, su esposa, dos hijos, sobrinos y primos. También el futbolista Rafael Márquez y el cantante Julio César Álvarez Montelongo, conocido como Julión Álvarez. Ambos, según autoridades estadounidenses, serían presuntos prestanombres desde hace 20 y 10 años, respectivamente.

Se informó que, durante décadas, la organización de Flores invirtió dinero del narcotráfico en empresas, bares, restaurantes, casinos, en un equipo de futbol, en el club deportivo Morumbi, en el gran casino que se localiza en Guadalajara, en un centro de rehabilitación deportiva y en la empresa musical Noryban Productions, vinculada con Julión Álvarez.

Como parte de la investigación, calificada por el Gobierno de Estados Unidos como “la más grande contra personas y empresas relacionadas con un narcotraficante en México”, se determinó congelar las cuentas bancarias y los activos de 22 personas y 43 empresas que se encuentran en México, pero que están en la red financiera de Estados Unidos.

Nueve de estas empresas están a nombre de Rafa Márquez y tres a nombre de Julión Álvarez.

La inclusión en la lista es un procedimiento civil y no penal.

Implica para el futbolista y el cantante la inmediata cancelación de su visa, el congelamiento de sus cuentas y propiedades en Estados Unidos, y la prohibición para toda empresa estadounidenses de hacer cualquier tipo de negocios o transacciones con ellos o con empresas relacionados con ellos.