Advertisement

Diez días después de su 85 cumpleaños y tras una larga batalla contra el cáncer, el poeta Rafael Alcides falleció en su casa de Nuevo Vedado la tarde de este martes, según confirmó a 14ymedio su hijo Rafael. Fuentes cercanas a la familia explicaron que no habrá velatorio y que sus cenizas serán esparcidas en Barrancas, en el oriente de la Isla, donde nació el 9 de junio de 1933.

“A él no le gustaban los homenajes”, dice a este diario el realizador Miguel Coyula y autor del documental Nadie, realizado a partir de una entrevista de más de dos horas al autor. El director se acercó con esta obra, presentada en la galería independiente El Círculo en La Habana, a la biografía del poeta y novelista, especialmente a sus largos años como escritor censurado.

Advertisemen

Rafael Alcides empezó su trayectoria literaria en la revista Ciclón y publicó con éxito unos 60 libros, como Himnos de montaña (1961) o La pata de palo (1967). Cuando en los años 80, el poeta se despojó de la ideología y abrió el abanico hacia temas menos políticos [ Agradecido como un perro (1983), Y se mueren y vuelven y se mueren (1988), Noche en el recuerdo (1989), Nadie (1993)] comenzó a ser desplazado desde el poder.

En 1983 apareció su poemario Agradecido como un perro, cuando el autor sufría ya el silencio institucional que marcó durante décadas su obra a causa de sus posiciones abiertamente críticas sobre el Gobierno cubano.

A partir de 1993 se apartó de toda colaboración editorial en la Isla y en 2011 obtuvo el Premio Café Bretón & Bodegas Olarra de Prosa Española.

En 2014 sus libros editados en España le fueron retenidos a su esposa, la bloguera Regina Coyula, cada vez que intentaba introducirlos en el país. Por esta razón presentó su renuncia a pertenecer a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la que había formado parte durante años, alegando que obstaculizar la entrada de sus libros editados en el extranjero a la Isla era igual a prohibirlo como autor.

El poeta hizo pública una carta, que dirigió a Miguel Barnet (presidente de la UNEAC), en la que explicaba sus razones y devolvió la Medalla Conmemorativa del 50 aniversario de la UNEAC que le otorgaron como fundador de la institución oficialista.