Haití: Crece desesperación y presión por ayuda tras sismo

0
52
Una mujer se limpia los dientes con hilo dental el miércoles 18 de agosto de 2021 en medio de tiendas de campaña improvisadas que fueron colocadas por residentes desplazados en Les Cayes, Haití, luego del sismo de magnitud 7,2 que sacudió a la nación caribeña. (AP Foto/Fernando Llano)

(AP) — La presión crecía el miércoles para que haya una respuesta coordinada luego del terremoto que sacudió Haití el fin de semana, mientras se siguen recuperando cuerpos de entre los escombros y los heridos continúan arribando desde zonas remotas en busca de atención médica. La ayuda llegaba lentamente para asistir a los miles de haitianos que se quedaron sin hogar.

Trabajadores humanitarios internacionales en el lugar señalaron que los hospitales en las zonas más afectadas por el terremoto del sábado están prácticamente incapacitados y existe la necesidad urgente de equipamiento médico. Sin embargo, el gobierno le dijo a Project Medishare, una organización extranjera que ha operado en el país durante casi tres décadas, que no necesitaba de la ayuda de sus cientos de voluntarios médicos.

En tanto, el primer ministro, Ariel Henry, declaró el miércoles que su gobierno trabajará para no “repetir la historia de malas gestiones y coordinación de ayuda”, una referencia al caos posterior al devastador terremoto que remeció al país en 2010, cuando el gobierno fue acusado de no entregar todo el dinero recaudado por donantes a las personas que más lo necesitaban.

A través de su cuenta de Twitter, Henry señaló que se asegurará “personalmente” que en esta ocasión la ayuda llegue a las víctimas.

El Core Group, una coalición de destacados diplomáticos de Estados Unidos y otros países que monitorean la situación en Haití, emitió el miércoles un comunicado en el que declaró que sus integrantes están “comprometidos firmemente a colaborar con las autoridades nacionales y locales a fin de garantizar que las personas y áreas afectadas reciban la asistencia adecuada lo más pronto posible”.

La Dirección de Protección Civil de Haití reportó que la cifra de muertos por el sismo había aumentado de 1.941 a 2.189, y señaló que hay más de 12.000 heridos. El terremoto de magnitud 7,2 destruyó más de 7.000 viviendas y dañó más de 12.000, dejando a unas 30.000 familias sin hogar, indicaron las autoridades. Escuelas, oficinas e iglesias también quedaron destrozadas o sumamente dañadas.

A pesar que algunos funcionarios han insinuado que la fase de búsqueda debe concluir y permitirse el uso de maquinaria pesada para remover los escombros, Henry lució reacio a la idea.

“Algunos de nuestros ciudadanos siguen bajo los escombros. Tenemos equipos de extranjeros y haitianos trabajando en eso”, afirmó.

Hizo también un llamado a la unidad: “Tenemos que unirnos para la reconstrucción de Haití”.

“El país está destruido mental y físicamente”, añadió el primer ministro.