La fe en el metaverso: La búsqueda virtual por una comunidad

0
109
El pastor DJ Soto, el pastor principal de VR Church, pronuncia un sermón en su casa el domingo 23 de enero de 2022, en Fredericksburg, Virginia. Soto predica y realiza bautismos digitales en el metaverso a una creciente congregación de avatares. (Foto AP/Steve Helber)

Confinado en su casa por exposición al COVID-19, Garret Bernal y su familia no pudieron asistir recientemente a un servicio religioso dominical. Así que colocó un visor de realidad virtual y exploró cómo sería practicar una religión en el metaverso.

Sin salir de su casa en Richmond, Virginia, pasó poco tiempo antes de empezar a flotar en un mundo de maravillas tridimensionales entre pastizales, acantilados y ríos, mientras el avatar de un pastor los guiaba a él y a otras personas a través de ilustraciones generadas por computadora de pasajes bíblicos que parecían cobrar vida mientras ellos oraban.

“No podría haber tenido una experiencia religiosa tan inmersiva sentado en la banca de mi iglesia. Pude ver las Escrituras de una nueva forma”, dijo Bernal, miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ampliamente conocida como la Iglesia Mormona.

Bernal es uno de muchos estadounidenses —algunos tradicionalmente religiosos, otros sin afiliación religiosa— que cada vez hacen más viajes espirituales a través de la realidad virtual, uno de los muchos espacios en evolución en el metaverso que ha crecido en popularidad durante la pandemia del coronavirus.

Desde meditaciones espirituales en mundos de fantasía hasta servicios cristianos tradicionales con sacramentos virtuales en entornos hiperrealistas, sus devotos dicen que la experiencia ofrece una versión de comunidad que es tan genuina como la que se puede encontrar en un templo.

“Para mí, el aspecto más importante, que fue muy real, fue la conexión más estrecha que sentí con Dios en el poco tiempo que estuve aquí”, dijo Bernal.

El servicio al que asistió fue de VR Church (Iglesia de Realidad Virtual), fundada en 2016 por D.J. Soto, un exmaestro de secundaria y pastor en una iglesia convencional. La VR Church se anuncia a sí misma como una comunidad espiritual que existe “exclusivamente en el metaverso para celebrar el amor de Dios por el mundo”.

Soto ya había sentido llamado a establecer nuevas congregaciones o nuevas iglesias físicas en otras ocasiones. Pero tras descubrir la plataforma social de realidad virtual AltSpaceVR, se dio cuenta de las posibilidades de conectarse en la realidad virtual. Se propuso crear una iglesia cristiana inclusiva en el metaverso, un mundo virtual inmersivo que ha ganado popularidad desde que Facebook anunció en octubre pasado que invertiría miles de millones de dólares en su construcción.

La asistencia fue escasa durante el primer año, y a menudo Soto predicaba frente a un puñado de personas a la vez, la mayoría de ellos ateos y agnósticos que estaban más interesados en debatir sobre la fe. Desde entonces, su congregación ha aumentado a unas 200 personas, ha ordenado a otros ministros de forma remota desde su hogar en Virginia, y ha bautizado a creyentes que no pueden salir de sus casas debido a enfermedades.