La manipulación de fotografías digitales ahora es algo común

0
11

(AP) — Ha sido un estribillo común cuando se buscan pruebas de que la historia de alguien o algún evento realmente tuvo lugar: “Fotos, o no sucedió”.

Pero en un mundo donde la difusión de la tecnología hace que la manipulación de fotografías sea tan fácil como tocar el teléfono, la idea de que una imagen visual es una verdad absoluta está tan desactualizada como el daguerrotipo. Y a veces una foto puede plantear tantas preguntas como las que debía responder.

Eso se vio en los últimos días cuando la polémica se desató sobre una imagen de Kate, princesa de Gales, y sus tres hijos. Agencias de noticias, incluida The Associated Press, publicaron y luego se retractaron de la imagen proporcionada por el Palacio de Kensington por temor a que hubiera sido manipulada, lo que llevó a Kate a decir en las redes sociales que ocasionalmente “experimentaba” con la edición de fotografías.

En eso, no está sola.

De algo que consumía mucho tiempo y requería una gran experiencia técnica en la época del cine y los cuartos oscuros, la edición digital se ha convertido en algo que prácticamente cualquiera puede hacer, desde agregar filtros hasta recortar imágenes y mucho más. Abundan las aplicaciones que ofrecen la experiencia más sencilla para crear y retocar fotografías y vídeos que luego pueden transmitirse fácilmente en línea y a través de las redes sociales.

“Cubra las imperfecciones y deje que brille su verdadera identidad”, dice un anuncio de la aplicación para teléfonos inteligentes Facetune. “Elimine y cambie fondos al instante”, entusiasma el sitio web de la aplicación Fotor . “Nuestro eliminador de objetos con IA está listo para ayudarlo a deshacerse de objetos no deseados”.

Este Salvaje Oeste de capacidades de alteración de imágenes está abriendo nuevas fronteras para la gente común y creando dolores de cabeza para quienes esperan que las fotografías sean una representación documental de la realidad.

LA TRANSVERSALIDAD DE LA MANIPULACIÓN
Los fotoperiodistas y las principales organizaciones de noticias siguen estándares y códigos de ética en torno a las fotografías. Por lo general, estas organizaciones otorgan una importancia absoluta a la autenticidad de las imágenes y rechazan fotografías que hayan sido alteradas de alguna manera. Pero los esfuerzos por identificar imágenes alteradas pueden verse obstaculizados por las aplicaciones cada vez más fáciles de usar para teléfonos y computadoras que permiten a cualquiera desmenuzar, pieza por pieza, lo que realmente grabó una cámara.

La generalización de la manipulación, que pone tales habilidades al alcance de las personas, ha generado algunos momentos interesantes y virales, como el de marzo de 2023, cuando una imagen generada artificialmente del Papa Francisco con una bata blanca abullonada cautivó a muchas personas que pensaban que era real.

Pero existen riesgos y peligros en un mundo en el que sólo porque ves algo no significa que puedas creerlo absolutamente, dijo Ken Light, profesor de fotoperiodismo en la Escuela de Periodismo de la Universidad de California Berkeley.

“El papel de la fotografía ha sido testificar y registrar el momento, pero también la historia. Y no creo que ninguno de nosotros sepa hacia dónde va”, dijo. El aumento de la manipulación visual que arroja dudas sobre si algo es real o no “deshilacha tremendamente el tejido de la cultura en el momento pero también en el futuro”.

Fred Ritchin, decano emérito de la escuela del Centro Internacional de Fotografía y ex editor fotográfico de The New York Times Magazine, estuvo de acuerdo. “’La cámara nunca miente’ es una idea del siglo XX. No es una idea del siglo XXI”, afirmó. “Todas estas son mitologías detrás de las cuales todavía nos escondemos y que realmente no hemos enfrentado”.

La gente sabe desde hace tiempo que algunas imágenes están manipuladas, como las modelos de portada de revistas, y algunos han expresado su preocupación por el impacto que los estándares de belleza artificiales y manipulados pueden tener en las niñas y mujeres.

Pero en realidad no han llegado a un acuerdo sobre cuán extendida está la manipulación digital en otras áreas como las redes sociales, realizada por una amplia variedad de personas comunes y corrientes, dijo Lexie Kite, quien junto con su hermana Lindsay ha investigado la imagen corporal y los medios y escribió “Más que un cuerpo: tu cuerpo es un instrumento, no un adorno”.

“Es importante para todos nosotros anclarnos en la verdad de que la manipulación digital es nuestra realidad”, dijo.

¿CÓMO SE PUEDE IDENTIFICAR LA FALSIFICACIÓN?
Las personas pueden tomar medidas para lidiar con los efectos progresivos de la manipulación de fotografías, dijo Hany Farid, profesor de UC Berkeley cuya investigación examina la ciencia forense digital y el análisis de imágenes.

Los espectadores necesitan “reducir un poco la velocidad, ser un poco más cuidadosos, ser un poco más reflexivos” sobre lo que están viendo en lugar de simplemente asumir que cualquier imagen que ven es un hecho, dijo.

En cuanto a la tecnología, dijo que se están desarrollando formas de rastrear imágenes visuales y dejar claro si han sido alteradas después de tomar las fotografías.

Pero si bien tales medidas pueden mitigar algunos de los problemas, dijo, no eliminarán el problema ni nos llevarán de regreso a donde podríamos tener una fe duradera en una imagen, como lo hicieron las generaciones anteriores con fotografías que ahora consideramos inolvidables.

“Casi todos los incidentes importantes de nuestra historia, guerras, conflictos, desastres, tienen esta foto icónica”, dijo. “Son tan poderosos porque capturan este conjunto increíblemente complejo de hechos, emociones e historia en una sola fotografía. Y no sé si podemos tener eso más. El mundo actual es muy diferente”.

O, si se modificó el dicho: “Fotos, y tal vez todavía no sucedió del todo”.