Manifestantes reanudan protesta contra gobierno de Perú

0
106
Manifestantes de oposición al gobierno marchan por el centro histórico de Lima, Perú, el martes 7 de febrero de 2023. Las protestas reclaman un adelanto electoral inmediato, la renuncian de la presidenta Dina Boluarte, la liberación del destituido presidente Pedro Castillo, removido de su cargo y encarcelado por intentar disolver el Congreso en diciembre, y justicia por los manifestantes muertos en enfrentamientos con la policía. (AP Foto/Rodrigo Abd)

(AP) — Miles de peruanos marchaban el jueves para pedir la renuncia de la presidenta Dina Boluarte y los miembros del Congreso un mes después de un sangriento choque con la policía que dejó 19 muertos incluyendo un policía que murió calcinado dentro de un patrullero. Las protestas suman un total de 58 fallecidos, en su mayoría manifestantes.

Cientos de manifestantes fueron dispersados con bombas lacrimógenas y perdigones por la policía mientras protestaban por las calles de Lima. Pero más tarde volvieron a reunirse, llevando pancartas con frases como “Dina para de matar” o “No más asesinatos Dina”, en referencia a la presidenta peruana, cuya renuncia exigen desde hace dos meses.

“Estoy bailando de alegría, pero también de tristeza, porque mis hermanos de Juliaca han sido masacrados por esta presidenta asesina”, exclamó Isabel Bazán, una mujer que bailaba una danza de los Andes.

Otro manifestante, Rodrigo Apaico, un músico que llegó desde la región Ayacucho, llevaba un carrito de supermercado donde instaló un equipo de sonido para emitir una canción llamada “La flor de la retama”, cuya letra relata una matanza de escolares peruanos a manos de la policía ocurrida hace más de medio siglo precisamente en Ayacucho.

Las protestas se reactivan y se prolongan por dos meses después de iniciado el gobierno de Boluarte el 7 de diciembre cuando la entonces vicepresidenta asumió el poder en reemplazo del destituido Pedro Castillo. El exmandatario fue removido por el Congreso, tras un intento de Castillo por disolverlo para evitar su destitución, y después encarcelado con cargos por rebelión.

En el centro histórico de Lima los manifestantes llegaron de diversos puntos de la capital. Desde fines de enero miles de los que protestan llegaron desde los Andes, sobre todo del sur, para continuar las manifestaciones en la capital. Muchos de ellos viven del apoyo de sus familiares, amigos o de redes de vecinos que han aportado dinero para su modesta manutención en Lima.

Boluarte ha indicado que no renunciará hasta que haya elecciones adelantadas en las que se elija a su sucesor. El Congreso peruano no ha logrado acordar un proyecto de adelanto de elecciones para este año. Cuatro iniciativas, incluida uno enviada por el Ejecutivo, han sido rechazados y archivados. Las dos últimas propuestas fijaban en octubre y diciembre de este el llamado a las urnas, pero fueron desechadas.

En más de dos meses de gobierno de Boluarte, las víctimas de manifestaciones suman 58. De ese total 57 son civiles y uno es un policía que murió en circunstancias no aclaradas dentro de un patrullero en una calle de Juliaca, la ciudad comercial más importante de la región Puno y fronteriza con Bolivia.

El 9 de enero se produjo allí el episodio más letal de choques entre manifestantes y policías. Aquella jornada murieron 19, casi todos por disparos de arma de fuego, incluido un médico que ayudaba a los manifestantes heridos.