Advertisement

Miami Beach podría pronto quedarse sin su atracción más famosa: las largas playas de arena blanca. Esto se produce porque la costa de la ciudad sufre graves problemas de erosión debido al aumento del nivel de los océanos, según explicó  una nota de The Verge, que además revela que las soluciones a este problema son todas muy caras y complicadas.

PUEDE VER: EE.UU: confirman que el virus del Zika ha llegado a Miami Beach

Advertisemen

“El fin de la arena”, es el nombre de la nota de The Verge en el que advierte que la arena de las playas de Miami Beach se está acabando y encontrar otra es muy caro y complicado. El problema principal se debe a que toda la arena de la playa de la ciudad de Florida es artificial, explica la nota.

Durante años el océano fue erosionando la costa, y la ciudad gastó millones de dólares para bombear la arena desde el fondo del mar para reemplazar la que desaparecía: pero al poco tiempo, el océano se la volvía a “comer”. Ahora, a causa del cambio climático, ese problema se amplifica: el nivel del agua sube de 2,5 centímetros por año, a un ritmo en aumento, y la arena está desapareciendo cada vez más rápido.

The Verge publicó también que el problema de la playa de Miami es común a muchas otras en el mundo, que están “atrapadas en un ciclo que se hará cada vez más complicado a medida de que el nivel de los océanos aumente”.

Frente al Hotel Fontainebleau, uno de los más famosos de la ciudad, ya casi no hay más arena y el mar está a pocos metros de alcanzar la avenida que bordea la costa, según se muestra en unos videos difundidos por los habitantes que viven cerca a la playa.

Miami Beach podría quedarse pronto sin sus largas playas de arena blanca