Advertisement

El gobierno dijo el martes que el presidente Barack Obama sigue teniendo la intención de tomar una decisión sobre la construcción del oleoducto Keystone XL antes de abandonar el poder, pero está evaluando la solicitud de la empresa responsable del proyecto, TransCanada, para pausar el proceso.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, calificó de “inusual” la petición de TransCanada para suspender temporalmente la revisión que está haciendo el Departamento de Estado de la solicitud de esa empresa canadiense sobre el polémico proyecto.

Advertisemen

Earnest aseguró que Obama mantiene su intención de decidir si autoriza o no la construcción del oleoducto antes de que concluya su mandato, en enero del 2017.

“Ese sigue siendo su plan, incluso ahora que estamos evaluando su petición y consideramos las razones que la motivan”, afirmó Earnest.

El Departamento de Estado, que lleva siete años analizando la solicitud de TransCanada, indicó el martes que planea responder a la carta que la compañía envió este lunes al secretario de Estado, John Kerry.

“Hemos recibido la carta y vamos a responder pero, mientras respondemos, vamos a continuar con nuestro proceso de revisión” de la solicitud del permiso, señaló una portavoz del Departamento de Estado, Elizabeth Trudeau, en una conferencia de prensa.

Trudeau no quiso precisar cuál será la respuesta del Departamento de Estado, e indicó únicamente que, por el momento, la revisión sigue adelante y que Kerry “quiere concluirla lo más rápido posible”.

TransCanada informó el lunes de que había pedido al Departamento de Estado que pausara la revisión mientras revisa una parte específica del proyecto en Nebraska.

Según el diario The Wall Street Journal, el Departamento de Estado preveía tomar una decisión final sobre si otorgar o no el permiso esta misma semana.

El consejero delegado de la compañía canadiense, Russ Girling, negó el martes que su solicitud estuviera motivada por el hecho de que EEUU prevea celebrar elecciones presidenciales dentro de justo un año y que varios aspirantes republicanos apoyen la construcción del oleoducto.

“Hemos trabajado muy duro durante siete años para superar cada complicación y petición para el proceso regulatorio, y pretendemos seguir haciéndolo hasta que tengamos una aprobación”, aseguró Girling en una conferencia telefónica con medios de comunicación.

El empresario subrayó que la petición se debe a que TransCanada está esperando que las autoridades de Nebraska decidan si permiten que el oleoducto atraviese el estado en una ruta que la compañía preferiría respecto a la que está proyectada ahora, un proceso que puede durar entre siete y doce meses.

TransCanada, con el apoyo del gobierno del primer ministro en funciones de Canadá, Stephen Harper, quiere construir el Keystone XL para conectar los yacimientos canadienses con las refinerías estadounidenses situadas en el Golfo de México.

Obama decidirá sobre Keystone antes que concluya su mandato