Partidos cortejan a votantes hispanos en EEUU, pero también son blanco de desinformación

0
28
Michael Ruiz y Marisol Moraga participan en un evento en La Campesina, una cadena de radio en español en Phoenix, Arizona, el miércoles 20 de marzo de 2024. La Campesina brinda a los votantes hispanos información sobre las elecciones en EEUU. (Foto AP/Serkan Gurbuz)

(AP) — Mientras la música ranchera llenaba el estudio de grabación de Radio Campesina en Phoenix, una personalidad de la estación habló en español por el micrófono.

“Amigos de la Campesina, en estas elecciones la verdad y la unidad son más importantes que nunca”, dijo Tony Arias, presentador del programa matutino. “No se dejen ser atrapados por la desinformación”.

El audio fue grabado como promoción de la nueva campaña de Radio Campesina que tiene como objetivo empoderar a los votantes hispanos de cara a las elecciones de 2024. Ese esfuerzo incluye discutir al aire narrativas de información errónea, desinformación y verificar los datos de teorías de conspiración relacionadas con las elecciones.

“Estamos en la primera línea de la lucha contra la información errónea y la desinformación en nuestras comunidades”, dijo Maria Barquin, directora de programación del Chavez Radio Group, la organización sin fines de lucro que dirige Radio Campesina, una red de estaciones en español en Arizona, California y Nevada. “Hay mucho en juego en 2024 para nuestras comunidades. Por ello, debemos intensificar estos esfuerzos ahora más que nunca”.

Entre los grupos raciales y étnicos importantes de Estados Unidos, los hispanos han crecido al segundo ritmo más rápido —detrás de los asiáticoestadounidenses— desde las últimas elecciones presidenciales, según un análisis del Pew Research Center, un grupo de expertos que brinda información sobre actitudes, tendencias y problemáticas de Estados Unidos y el mundo, y se proyecta que representen el 14,7% (36,2 millones) de todos los votantes elegibles en noviembre, un nuevo récord. Constituyen una proporción cada vez mayor del electorado en varios de los estados más reñidos para la presidencia y el Congreso, incluidos Arizona, California y Nevada, y son fuertemente cortejados por republicanos y demócratas.

El presidente demócrata Joe Biden ha dicho que los votantes hispanos son la razón clave por la que derrotó al republicano Donald Trump en 2020 y los insta a ayudarlo a hacerlo nuevamente en noviembre. Dado lo mucho que está en juego en un año de elecciones presidenciales, los expertos esperan una oleada de información errónea y desinformación, especialmente a través de audio y video, dirigida a los votantes de habla hispana.

“Los hispanos tienen un inmenso poder de voto y pueden marcar una diferencia decisiva en las elecciones, no obstante, son un público al que no se dirigen los suficientes mensajes ni se le da prioridad”, dijo Arturo Vargas, director general del NALEO Educational Fund (Fondo Educativo de la Asociación Nacional de Funcionarios Hispanos Electos y Nombrados), una organización nacional sin fines de lucro que fomenta la participación cívica latina. “Nuestro voto tiene un impacto. Estos malos actores lo saben y una forma de influir en el voto latino es desinformar”.

Además de la radio, gran parte de las noticias e información que consumen los hispanos se basan en audios a través de podcasts o en redes sociales como Facebook, WhatsApp y YouTube. Los esfuerzos de moderación de contenido en español son limitados en estas plataformas, en las que hay un número creciente de personas de derecha con grandes cantidades de seguidores que promueven falsedades electorales y las teorías de conspiración de QAnon. Los tipos de desinformación se superponen con falsedades que se encuentran fácilmente en otros medios conservadores y en muchos rincones de internet, teorías de conspiración sobre la votación por correo, sobre muertos que votan, máquinas de votación manipuladas y amenazas en los centros de votación.

Otras narrativas están más adaptadas hacia las comunidades latinas, incluida información falsa sobre la inmigración, la inflación y el derecho al aborto, y a menudo explotan los traumas y temores de comunidades específicas. Por ejemplo, los hispanohablantes que han inmigrado de países con historias recientes de autoritarismo, socialismo, alta inflación y fraude electoral pueden ser más vulnerables a la desinformación sobre esos temas.