Prueba: Acura TLX del 2024, un sedán que quiere, pero apenas puede

0
52
El Acura TLX del 2024 es un sedán más espacioso que el típico sedán de lujo pequeño, pero no tan grande como un modelo de tamaño medio. Ese término medio también se aplica al precio.

Estilos y opciones

Acura ofrece el TLX en un modelo base, con paquetes opcionales Technology, A-Spec, Advance y Type S que funcionan como modelos.  El TLX viene de serie con techo solar, asientos calefactados, control de crucero adaptado y asistente de mantenimiento de carril.

Tren de potencia

Todos menos el Type S vienen con un motor turboalimentado de 2,0 litros y cuatro cilindros (272 caballos de fuerza y 280 libras pie de torque), una transmisión automática de 10 velocidades y tracción delantera. La tracción total es opcional en el A-Spec y el Advance. El TLX Type S, el que probé, está propulsado por un V6 turboalimentado de 3.0 litros con 355 caballos de fuerza, 354 libras pie de torque y viene de serie con tracción a las cuatro ruedas.

Estilo interior

Hay muchas cosas que me gustan en la cabina del TLX. Es fácil encontrar una buena posición de conducción gracias al amplio recorrido del asiento en todas las direcciones y al igualmente generoso rango de inclinación y alcance del volante. En el lado negativo, no hay abundancia de espacio para las piernas o la cabeza, y las personas altas se sentirán incómodamente cerca del techo.

La apertura del maletero también es amplia, lo que le permite cargar objetos largos horizontalmente sin problemas. Trae 13,5 pies cúbicos de espacio de carga. Hay una tapa corta que dificulta un poco el acceso a la parte más profunda del maletero, y será difícil cargar y recuperar objetos pegados a los asientos traseros.

Tecnología

Apple CarPlay y Android Auto son de serie, pero no se pueden manejar de forma inalámbrica; algunos rivales ofrecen integración inalámbrica del teléfono. Tampoco hay puertos USB en la parte trasera, algo extraño para un auto de lujo. La interfaz principal del TLX, que consiste en una pantalla de visualización y un controlador trackpad, puede ser molesta y distraer. El trackpad imita tus entradas como una pantalla táctil, pero no es lo suficientemente grande y carece de la precisión necesaria para navegar con éxito los numerosos botones virtuales en la pantalla en un momento dado.

Dejando a un lado los problemas de la interfaz táctil, el sistema de navegación integrado tiene mapas de aspecto nítido y es fácil de usar. Pero los resultados de la búsqueda de puntos de interés del sistema de navegación fueron a veces un poco imprecisos en mis pruebas.

Seguridad

El TLX viene de serie con sistemas de asistencia al conductor y de prevención de colisiones como la mitigación de colisión frontal, mitigación de salida de carril, sistema de mantenimiento de carril, control de crucero adaptado y cámara de marcha atrás multivista.  Estos sistemas avanzados de asistencia al conductor hacen un trabajo respetable pero no son perfectos. Por ejemplo, el sistema de crucero adaptado reacciona con lentitud, cuando el conductor que circula por delante se sale del carril.

En carretera

Con 355 caballos, el TLX Type S es lo suficientemente rápido. El sistema AWD “Super-Handling All-Wheel Drive” transmite bien la potencia y la caja de cambios automática de 10 velocidades, hace un buen trabajo al mantener el motor del Acura en la parte central de su banda de potencia. La respuesta del acelerador en el modo Sport+ se siente agresiva, lo que, junto con el cambio de la transmisión a su propio modo Sport, ayuda a enmascarar parte del retraso del turbo que el V-6 experimenta al arrancar.

El tren motriz es lo suficientemente agradable como para que incluso te sientas tentado a aumentar el ritmo y empezar a empujar el TLX Type S en carreteras secundarias sinuosas. Pero es ahí donde las cosas empiezan a fallar. Si giras el Acura en una curva serás recibido con balanceo de la carrocería y una vaga dirección que se siente artificialmente pesada, sin sentir a los neumáticos delanteros, ni lo que está pasando debajo de ti.

Cambiar a un modo de conducción más agresivo simplemente hace que la dirección sea más pesada y la conducción más firme sin mejorar la sensación o el control del chasis. Los frenos son peores. Aunque están bien en ciudad, son blandos y difíciles de modular suavemente cuando se frena rápidamente, por ejemplo, cuando el tráfico se detiene de repente delante de ti. Este TLX se disfruta mejor en una carretera a baja velocidad y con curvas suaves, donde se puede sentir más controlado.

Conclusión

El Acura TLX de segunda generación mejora notablemente a su predecesor, pero también da un paso atrás. El sistema de propulsión es un poco más sediento y lento que los motores similares de sus rivales, pero el mayor problema es el nuevo controlador táctil del sistema de info-entretenimiento, que a menudo es frustrante de usar.

Precio: Desde US $ 58,195
Consumo:  19 mpg ciudad –  25 mpg carretera