Ravens se hunden con cada conversión fallida

0
365
Tyler Huntley (2), de los Ravens de Baltimore, consigue un touchdown en la segunda mitad del juego de la NBA en contra de los Packers de Green Bay, el domingo 19 de diciembre de 2021, en Baltimore. (AP Foto/Nick Wass)

(AP) — En las últimas tres semanas, los Ravens de Baltimore se la han jugado tres veces en intentos de conversión de dos puntos clave.

De haber logrado una de ellas, estarían en una posición más segura en la disputa por un lugar en los playoffs.

En lugar de ello, el entrenador en jefe John Harbaugh y su equipo se lamentan otra oportunidad que dejaron escapar al final de su derrota de 31-30 frente a Green Bay. Baltimore se la jugó por dos puntos con 42 segundos por jugar y fallaron con un pase incompleto de Tyler Huntley.

“Me sentí bien con la decisión, pienso que teníamos una buena jugada”, dijo Harbaugh.

Los Ravens sufrieron su tercera derrota seguida. Hace dos fines de semana, se la jugaron por dos con 12 segundos en el reloj y fallaron, por lo que perdieron en Pittsburgh 20-19.

El fin de semana pasado, Baltimore perdía por 15 en Cleveland, lo que indicaba que los Ravens necesitaban dos anotaciones y una conversión de dos puntos para empatar. Lograron la anotación pero fallaron la conversión después del primer touchdown. El marcador final fue 24-22 en favor de los Browns.

El domingo, Baltimore estaba abajo 31-17 en el último cuarto. Huntley — jugando en lugar del lesionado Lamar Jackson — anotó en un acarreo de tres yardas con 4:47 minutos por jugar.

Hay una corriente de pensamiento que indica que era el momento oportuno de jugársela por dos. De haberlo logrado, los Ravens habrían tenido una desventaja de seis y estado en posición de ganar en tiempo regular con otra anotación. En caso de fallar, estarían abajo por ocho — todavía con opción de forzar el tiempo extra.

Baltimore optó por patear el punto extra para ponerse a siete puntos de distancia. Huntley montó otra serie ofensiva que culminó con un acarreo de anotación de ocho yardas.

Los Ravens se alinearon para jugársela por dos puntos y pidieron tiempo fuera. Después regresaron y se la jugaron.

“Pienso que la gente que duda se equivoca”, dijo Mark Andrews. “Pienso que esa fue la decisión correcta”.