Advertisement

Unas 200 personas se han concentrado hoy frente a la sede de las cortes federales de Fort Lauderdale, en el sur de Florida, para denunciar la política migratoria del actual Gobierno de Estados Unidos que ha producido la separación de menores indocumentados de sus padres.

Los participantes de la marcha, encabezada por legisladores demócratas por Florida como Debbie Wasserman Schultz, Ted Deutch y Frederica Wilson, criticaron la política de “tolerancia cero” implementada por el presidente Donald Trump y, por medio de carteles, pidieron la reunificación de los menores con sus padres.

Advertisemen

Solo los cobardes recurren a usar niños para pelear sus batallas, señaló la congresista Wasserman, en alusión a la referida política que lleva a procesar criminalmente a los adultos que llegan irregularmente al país y que originó la separación de más de 2.500 niños de sus padres cuando estos eran privados de libertad.

Los manifestantes, unos 200 según medios locales, portaron carteles con mensajes que denuncian la imposición del miedo entre los indocumentados y criticaron los últimos comentarios del presidente en su cuenta de Twitter.

Trump consideró hoy que los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera deben ser deportados “inmediatamente” sin la oportunidad de comparecer ante un juez, lo que supondría una violación del principio de debido proceso.

No podemos permitir que esta gente invada nuestro país. Cuando alguien entra, debemos inmediatamente, sin jueces o casos judiciales, enviarlos de vuelta por donde vinieron, escribió el presidente en la red social.

La concentración de esta tarde, una replica de varias celebradas durante este fin de semana en varias ciudades de EE.UU., se da un día después de que una comitiva de congresistas federales visitara un albergue en Homestead, al sur de Miami, para revisar las condiciones en las que están casi 1.200 menores indocumentados, 70 de ellos niños separados de sus padres en la frontera.