Republicano Marco Rubio gana tercer mandato

0
36
Una mujer se alcanza a ver en un letrero de "vote aquí" mientras entra en un centro de votación durante las elecciones intermedias de Estados Unidos, el martes 8 de noviembre de 2022, en Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin)

(AP) — El senador republicano Marco Rubio conquistó el martes un tercer mandato, superando a la representante federal Val Demings y manteniendo un escaño clave en momentos en que el Partido Republicano busca recuperar el control del Senado.

Rubio, de 51 años, enfrentó la que quizás haya sido su contienda más dura desde que fue elegido para el cargo por primera vez en 2010, luego de fungir como el presidente de la Cámara de Representantes de Florida. Rubio, que en 2016 aspiró a la presidencia, no es mencionado ya como un posible candidato para las elecciones presidenciales de 2024.

El senador realizó una campaña sacada del manual del Partido Republicano, vinculando a Demings con la presidenta de la Cámara de Representantes federal, Nancy Pelosi, y con el presidente Joe Biden, y atacándola en temas como el gasto, la creciente inflación y la crisis en la frontera sur del país.

Por su parte, el senador Chuck Schumer conquistó un quinto mandato, derrotando fácilmente a un analista político republicano, pero tendrá que esperar para saber si podrá mantener su título como líder de la mayoría en el Senado.

El nacido en Brooklyn, Nueva York, venció a Joe Pinion, quien condujo un programa en el canal conservador Newsmax y enfrentaba grandes dificultades en un estado en el que los demócratas superan ampliamente a los republicanos.

Aunque la contienda de Schumer careció de suspenso, el senador de 71 años de edad probablemente estará con los nervios de punta durante toda la noche, siguiendo de cerca los resultados en otras partes del país que determinarán si los demócratas o los republicanos controlarán el Senado en 2023.

El senador republicano James Lankford y el representante del mismo partido Markwayne Mulin salieron victoriosos de las elecciones. Mullin se convertirá en el primer indígena norteamericano en ocupar un escaño en el Senado en casi 20 años.

Y en un giro inesperado, ambos escaños de Oklahoma en el Senado federal estaban en disputa. El senador Jim Inhofe sacudió la escena política del estado luego de que anunció este año que planeaba dejar el puesto antes de que terminara su mandato.

En la contienda por el escaño de Inhofe, Mullin, de 45 años y ciudadano de la Nación Cherokee, enfrentó a la exrepresentante demócrata Kendra Horn, una abogada de Oklahoma City de 46 años de edad que en 2018 desbancó a un titular republicano de dos mandatos de un escaño que había estado en manos republicanas durante cuatro décadas.

Mientras tanto, el senador Tim Scott fue reelegido para lo que, según dijo, será su último mandato al servicio de Carolina del Sur.

Scott venció a la representante estatal demócrata Krystle Matthews. Fue nombrado al Senado de Estados Unidos en 2013 por la entonces gobernadora Nikki Haley cuando Jim DeMint renunció, y también ganó una elección especial.

Scott es el único republicano de raza negra en el Senado federal.

En tanto, el representante federal demócrata Peter Welch derrotó fácilmente a un adversario republicano poco conocido para ganar el escaño del Senado por Vermont que dejó vacante Patrick Leahy, el miembro más antiguo de la cámara alta.

Welch, quien fue elegido para la Cámara de Representantes en 2006 y ganó la reelección con amplias ventajas cada dos años desde entonces, derrotó al republicano Gerald Malloy, un oficial retirado del Ejército estadounidense que contaba con el respaldo del expresidente Donald Trump.

En un año en el que los partidos se disputan el control del Senado, la elección de Welch mantiene el escaño del estado en la columna demócrata.

En Kentucky, el senador republicano Rand Paul, conservador de tendencia libertaria y excandidato presidencial, ganó un tercer mandato al derrotar a un rival del otro extremo del espectro político, el demócrata progresista Charles Booker.

Elegido por primera vez en la ola impulsada por el movimiento “tea party” en 2010, la victoria de Paul amplió una larga racha de victorias republicanas en las elecciones al Senado por Kentucky. El estado no ha elegido a un demócrata para la cámara alta desde Wendell Ford en 1992.

Por otra parte, la republicana Katie Britt ganó la contienda al Senado en Alabama, convirtiéndose en la primera mujer elegida al cargo por el estado.

Britt ocupará el escaño ocupado por Richard Shelby, quien alguna vez fue su jefe y que se jubilará luego de 35 años de servir en el Senado. Britt fue la jefa de despacho de Shelby antes de tomar la dirección de un órgano de cabildeo estatal. Britt superó al demócrata Will Boyd y a John Sophocleus, del Partido Libertario.

En Illinois, la senadora demócrata Tammy Duckworth fue reelegida, derrotando a la abogada Kathy Salvi, quien debutó en la política.

Duckworth, veterana de la guerra de Irak que perdió ambas piernas cuando su helicóptero fue derribado en 2004, ha ocupado un escaño en el Congreso durante casi una década. Entre 2013 y 2017, representó al 8vo distrito del Congreso de Illinois, al noroeste de Chicago.

Y el senador republicano por Indiana Todd Young conquistó su segundo mandato luego de llevar a cabo una estrategia de vanguardia a lo largo de su campaña al ignorar en gran parte al aspirante demócrata Thomas McDermott.

En Connecticut, el senador Richard Blumenthal obtuvo un tercer periodo en el cargo al imponerse sobre la candidata primeriza Leora Levy, una republicana que recibió el apoyo de Trump.

El republicano John Hoeven de Dakota del Norte ganó su reelección para obtener un tercer mandato en el Senado de Estados Unidos.

Hoeven venció a Rick Becker, compañero republicano que se postuló como independiente luego de perder la candidatura por el Partido Republicano ante Hoeven, y a la demócrata Katrina Christiansen, profesora de ingeniería de la Universidad de Jamestown y una advenediza en la política.

En Dakota del Sur, el senador republicano John Thune conquistó su reelección para un cuarto periodo y regresará a un Senado donde es visto como un potencial líder de la mayoría.

El republicano de 61 años de edad tenía una gran ventaja en las recaudaciones sobre el demócrata Brian Bengs, un veterano de la Fuerza Aérea y profesor de universidad. Thune es el segundo republicano más importante en el Senado y es considerado como el posible sucesor del senador Mitch McConnel, una vez que éste ceda el liderazgo.

El republicano de Kansas Jerry Moran ganó el martes un tercer mandato en el Senado, imponiéndose al demócrata Mark Holland, ex alcalde de Kansas City, Kansas.

El expresidente Trump respaldó a Moran a principios de 2021, aunque Moran votó a favor de certificar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 el mes previo a recibir el apoyo de Trump. Holland ganó las primarias demócratas en agosto ante otros cinco candidatos desconocidos.

El senador republicano de Arkansas John Boozman consiguió su reelección con facilidad, pero el papel que el senador de dos mandatos desempeñará en su próximo periodo depende de qué partido se haga con el control de la cámara alta.

Boozman conquistó un tercer mandato de seis años derrotando a la demócrata Natalie James, a Kenneth Cates del Partido Libertario y a dos candidatos no registrados.

Arkansas, que es un estado republicano, no desempeñará un papel protagónico en restablecer el equilibrio del poder en Washington, pero si los republicanos toman el control del Senado, Boozman está en la línea para dirigir la poderosa Comisión de Agricultura, Nutrición y Silvicultura del Senado.

Y en Maryland, el senador demócrata Chris Van Hollen obtuvo un segundo mandato, tras superar al republicano Chris Chaffee en el estado mayormente demócrata.

En una entidad en la que los demócratas superan 2-1 a los republicanos, el escaño de Van Hollen era considerado como uno seguro para los demócratas.

En Colorado, el demócrata Michael Bennet fue reelegido al Senado federal después de vencer al empresario republicano Joe O’Dea.

Bennet ganó su tercera contienda con la promesa de proteger los derechos al aborto, un indicativo de lo importante que es el tema en un estado cargado hacia la izquierda como Colorado. O’Dea fue uno de los pocos republicanos en expresarse a favor de Roe vs. Wade, el histórico fallo sobre los derechos al aborto que los jueces conservadores de la Corte Suprema federal revirtieron hace unos meses. Pero eso no le ayudó.

La campaña de Bennet arremetió contra O’Dea por su recahzo al aborto en las etapas finales del embarazo y por su apoyo hacia los mismos jueces republicanos que revirtieron el fallo de Roe contra Wade.