Reseña: “The Super Mario Bros. Movie” te hará querer jugar

0
83
En esta imagen proporcionada por Nintendo y Universal Studios, Mario, con la voz de Chris Pratt, izquierda, y Luigi, con la voz de Charlie Day en "The Super Mario Bros. Movie". (Nintendo y Universal Studios vía AP)

“The Super Mario Bros. Movie” (“Super Mario Bros. La película”), con sus colores primarios, está aquí para alegrar nuestras aburridas primaveras.

Que haya una oleada de entusiasmo por una película de Mario Bros. es algo que alguna vez fue impensable. La última vez que Mario llegó a la pantalla grande fue en la nada célebre película de acción con actores de 1993 con Bob Hoskins como Mario, John Leguizamo como Luigi y Dennis Hopper como Bowser. Hoskins calificó la experiencia como “una (grosería) pesadilla”.

Pero mucho ha cambiado en las tres décadas desde “Super Mario Bros”, la primera película adaptada de un videojuego. El género que alguna vez fue ampliamente ridiculizado ahora es una fuente de ingresos. “The Last of Us” es un gran éxito en HBO. Pokémon y “Uncharted” son éxitos de taquilla. Sonic the Hedgehog ya tiene dos películas, así que Mario está tratando de ponerse al día.

Y “The Super Mario Bros. Movie”, estrenada esta semana, es un intento enérgico y vivaz de volver al frente de la manada. Una colaboración entre el legendario diseñador de videojuegos y creador de Mario, Shigeru Miyamoto, y el fundador de Illumination, Chris Meledandri (ambos productores), es un esfuerzo mucho más sincero por capturar la diversión y el espíritu del juego de Nintendo.

Visualmente, es un sueño. Los directores Aaron Horvath y Michael Jelenic y sus animadores han representado el universo de Mario con un esplendor caricaturesco, combinando la ingeniosa simplicidad del juego con destellos más robustos e igualmente encantadores. Si parte del atractivo de jugar “Super Mario Bros.” y sus mútiples juegos derivados siempre ha sido sumergirse en un mundo imaginario tan soleado, además de las emblemáticas composiciones musicales Koji Kondo, la película refleja con éxito ese placer de pisar hongos. Te hace… querer jugar a Mario.

Esto se debe a que, por más agradable que sea ver “The Super Mario Bros. Movie”, no es tan divertida como jugarlo. Es él, Mario, pero no es una obra maestra. La historia está sólo un poco por encima de los fragmentos de la trama que normalmente obtienes en los juegos. Con la excepción del enamorado Bowser, interpretado en el elenco de voces en inglés por Jack Black, quien es un poco como el Fantasma de la Ópera y también un baladista estilo Meatloaf, no hay nada que profundice a estos personajes más allá de sus habituales aventuras en 2D. Mario puede ser un Mickey Mouse moderno, pero su reino está en la consola.

“La película de Super Mario Bros.” comienza de forma muy parecida a “Do the Right Thing” (“Haz lo que debas”) de Spike Lee: en una pizzería de Brooklyn. Allí, Mario (Chris Pratt) y Luigi (Charlie Day) luchan por hacer despegar su negocio de plomería. Muestra momentos de la vida italiana estereotipada con pasta y una gran cena familiar, antes de que el intento de los hermanos fontaneros por arreglar una enorme fuga de agua los lleve a través de un portal al reino de fantasía del juego.

Por otro lado, Bowser domina un ejército de Koopa Troopas en escenas que pueden parecer la imitación más surrealista hasta ahora de “Triumph of the Will” (“El triunfo de la voluntad”). Pero si bien es posible encogerse o agrandarse en lado de la tubería, nunca se menciona la posibilidad de que se pierdan vidas mientras Mario se abre paso a través de hongos y cajas de signos de interrogación. Su situación es tan clara como en el juego: ha sido separado de Luigi y debe ayudar a salvar a la princesa Peach (Anya Taylor-Joy) de verse obligada a casarse con Bowser.

La lógica del juego a menudo dicta los movimientos de Mario. Los caparazones de los Koopas con forma de tortuga se pueden deslizar como munición. Y elegir un vehículo de Mario Kart es una decisión igual de difícil. A veces no todo es igual al juego. Una estrella de invencibilidad es el objeto más buscado en esta aventura, pero se exagera mucho su duración, que típicamente es de segundos.

La película es una hora y media de marketing superlativo que despertará tu apetito por más Mario en casa. En todo caso, “Super Mario Bros. Movie” solo refuerza la distancia entre dos medios completamente diferentes. Puede ser la época de las adaptaciones de videojuegos al cine y televisión, pero el evento principal de Mario todavía está en Nintendo.

“The Super Mario Bros. Movie”, un estreno de Universal Pictures, tiene una clasificación PG (que sugiere cierta orientación de los padres) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por escenas de acción y un poco de violencia. Duración: 92 minutos. Dos estrellas y media de cuatro. ___ Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP