Advertisement

La casa de comida rápida McDonald’s anunció este miércoles que la mayoría de las hamburguesas que se venden en sus restaurantes en EE.UU. prescindirán, de ahora en más, de conservantes, saborizantes y colorantes artificiales, informa USA Today.

Esta nueva política fue implementada en la totalidad de los 14.000 locales de la cadena en el país norteamericano y afectará a dos tercios de sus sándwiches y hamburguesas, incluyendo sus productos más populares, como la Big Mac.

Advertisemen

La única excepción será el pepinillo, cuya elaboración requiere de conservantes artificiales, aunque “los clientes podrán pedir que no se agregue, si así lo prefieren”, declaró Chris Kempczinski, presidente de McDonald’s USA.

Entre los ingredientes principales que sufrirán cambios se encuentran:

-El queso americano, que anteriormente utilizaba ácido ascórbico como conservante.
-La salsa Big Mac, que a partir de este momento prescindirá del sorbato de potasio, el benzoato de sodio y el EDTA cálcico disódico, al igual que de los colorantes y saborizantes artificiales.
-El pan de hamburguesa, en cuya elaboración se dejará de emplear el conservante de propanoato de calcio.

Asimismo, la cadena de comida rápida ya ha implementado el uso de carne 100 % fresca en vez de la congelada en su hamburguesa Cuarto de Libra y la eliminación de conservantes artificiales de sus bocaditos de pollo Chicken McNuggets. Para 2025, además, prevé prescindir totalmente de los huevos producidos por gallinas enjauladas.

La política fue introducida en respuesta a las elevadas expectativas de los clientes sobre la calidad y la fuente de los alimentos, de modo que “los clientes definitivamente se están haciendo más exigentes en cuanto a poder saber qué contiene su comida”, explicó Kempczinski.