Advertisement

Impulsado por un electorado republicano altamente motivado y otros $60 millones de su vasta fortuna personal, el gobernador Rick Scott ganó el martes por la noche un escaño en el Senado federal al desbancar al demócrata Bill Nelson.

A pesar de una asistencia récord a las urnas en una elección intermedia en la Florida y amplios pronósticos de una ola demócrata, Scott ganó su tercera elección estatal seguida.

Advertisemen

A la medianoche, Scott aventajaba a Nelson por unos 56,000 votos, algo muy parecido a su ventaja de 64,165 votos en el 2014.

Partidario de las reducciones de impuestos y de los nominados por el presidente Donald Trump a la Corte Suprema, y crítico del Obamacare, Scott promete ser un voto fiable a favor de la agenda de Trump.

La participación electoral superó la registrada en las elecciones de medio término de 2014 si se toman como ejemplo los dos condados donde más puertorriqueños residen en Florida Central. Por ejemplo, en el Condado de Orange, el 50% de los electores registrados habían votado a eso del mediodía, superando el 44% de participación electoral reportada en el 2014.

En el Condado de Osceola, a la misma hora el 42.6% de todos los electores registrados allí había votado superando el 40% registrado en el 2015, según datos de la Oficina del Supervisor de Elecciones en Florida.