Tras cumplir su primer meta de llegar a las Finales, los Celtics ya pueden soñar con el título

0
22

(AP) — Los Celtics de Boston completaron la prueba el lunes y están de regreso en las Finales de la NBA.

Ahora van por una meta más importante que se le ha escapado al equipo más de una década —el 18mo título de la franquicia.

Sí, a pesar de que han disputado seis veces en ocho años las finales de Conferencia, esta es apenas la segunda ocasión que Boston avanza a La Finales. Han pasado 16 años desde que ganaron su último título, la segunda sequía más larga en la historia de la franquicia desde que ganaron su primer campeonato en 1957.

Sería el momento culminante para la que ha sido una temporada destacada.

“Boston tiene un gran equipo. Lideraron la liga de principio a fin”, reconoció el entrenador de los Pacers Rick Carlisle después de que perdieron las finales de Conferencia por barrida en su primera aparición desde 2014.

Boston ha destacado de todas las formas posibles en esta postemporada.

Han ganado siete duelos consecutivos y mejoraron a una marca de 6-0 de visita con otra gran remontada en el triunfo 105-102 en el juego 4 ante Indiana. Además están 3-0 en juegos de eliminación.

Su próximo rival serán los Mavericks de Dallas o Timberwolves de Minnesota. Dallas lidera las finales de la Conferencia Oeste 3-0 y podría ganar la serie en casa este martes.

Boston ha tenido ayuda desde todos los ámbitos.

Mientras que Jayson Tatum fue la nota más importante como ya es costumbre, con sus 36 puntos y su casi triple-doble en el juego 4, un Al Horford, de 37 años, desafío las probabilidades con siete triples en el juego 3. Jrue Holiday se sobrepuso a una enfermedad para defender sin cesar a Andrew Nembhard. Derrick White atinó el triple de la ventaja en el juego 4 y todos parecían contentos de que Jaylen Brown fuera elegido MVP de la serie.

“No lo esperaba para nada”, dijo Brown antes de explicar sus emociones después de que quedó fuera de los equipos All-NBA. “Pero mientras el tiempo pasa y llego a este punto, deja de importarme y no me importa quién lo ve, mientras que tenga valor para el equipo, mi ciudad, mi familia. Es lo único que realmente me importa”.

No hay ninguna duda que los Celtics entienden en dónde estarían —y donde no estarían— sin Brown.