Advertisement

Al menos siete personas han muerto este jueves y otras ocho han resultado heridas, algunas de ellas en estado crítico, tras el choque de dos camiones de carga y dos vehículos. El accidente provocó el derramamiento de combustible sobre una carretera de Florida y se desató un enorme incendio, según las autoridades.

En el accidente, ocurrido en la carretera interestatal 75, aproximadamente a 1,6 kilómetros (una milla) al sur de Alachua, cerca de Gainesville, se derramaron unos 190 litros (50 galones) de diésel sobre la calzada, lo que provocó que se iniciara el fuego que quemó tres de los cuatro vehículos afectados, dos camiones y un automóvil.

Advertisemen

Varias personas fueron trasladadas a un hospital, algunas en condición crítica, según el periódico Gainesville Sun. En un principio las autoridades indicaron que fallecieron seis individuos, pero más tarde revelaron que había un muerto más.

Los equipos de emergencia apagaron el fuego y señalaron que habían abierto una investigación por homicidio, aunque no explicaron por qué. La intensidad de las llamas fue tal que se dañaron partes de la carretera, según las autoridades.

En una entrevista telefónica con The Associated Press, un portavoz de la Patrulla de Caminos de Florida señaló que sus prioridades son investigar a fondo e identificar a los muertos. “Habrá familias a las que sea necesario notificar que sus seres queridos perecieron”, dijo el teniente Patrick Riordan.

Se desconoce si las víctimas murieron en el choque o en el incendio, el cual dificultará la identificación de los cadáveres. Tras el incidente, se cerró la carretera en ambas direcciones, lo que generó un enorme embotellamiento. El choque ocurrió en los carriles con rumbo norte, pero los que van al sur estuvieron cerrados horas para que los vehículos de emergencia pudieran ingresar. La magnitud del percance “requirió un esfuerzo máximo”, apunta la policía

Las autoridades reabrieron los carriles al norte alrededor de las 8 de la noche, pero señalaron que los que van al sur estarían cerrados hasta el día siguiente. Un helicóptero arribó para buscar heridos que podrían estar entre los árboles adyacentes al lugar del siniestro.