¿Cuál es el problema?

0
33

Las cosas que siguen sucediendo en el estado de la Florida a veces parecen salidas de uno de estos libros de ficción donde un personaje con visos de locura, persiguiendo sus metas como psicópata, decide acabar con la humanidad que le rodea.

Es como en las películas de James Bond o más recientes las de Tom Cruise como el agente Ethan Hunt en la serie “Misión Imposible”. En todas esas películas el héroe lucha contra una serie de villanos cuya misión y compromiso es el de destruir la humanidad…o parte de ella.

En medio de esta pandemia, el gobernador de la Florida, en vez de tomar el liderato en la búsqueda e implementación de medidas que reduzcan las posibilidades de contagio y contribuyan a lograr un porciento de inmunidad de rebaño que comience a reducir la población afectada por el COVID-19, DeSantis se va en contra de toda corriente científica y ordena medidas que favorecen al virus, en vez de al pueblo.

La semana pasada el gobernador emitió nada menos que una Orden Ejecutiva prohibiendo el uso de mascarillas en las escuelas.

A través de esta Orden Ejecutiva DeSantis ordena que toda persona, maestro, estudiante o empleado de nuestro sistema escolar está obligado por mandato a ejercer sus funciones en nuestras escuelas completamente desprovisto de protección contra el COVID-19, esto, en un estado donde los niveles de contagio superan casi todos, sino todos, los del resto de la nación.

Es casi como decirle a la población que se da cita diariamente en nuestras escuelas: “Mira bobo, te invito a enfermarte. Te ordeno como tu gobernador a que aumentes tus posibilidades de contagio del COVID-19”.

¿Cuánto manda o puede mandar éste o cualquier otro funcionario estatal, sobre la forma y manera en que un ciudadano, en el pleno ejercicio de su derecho inalienable a la vida y la felicidad atiende responsablemente aquellas cosas que entiende que son necesarias para proteger su salud?

En un momento en que todos y cada uno de los hombres y mujeres que manejan científicamente el asunto de esta pandemia recomiendan el uso de mascarillas como una de las formas de reducir el nivel de contagio de este virus, el gobernador de nuestro estado ordena…Léanlo bien… ORDENA lo contrario en nuestro sistema escolar.

Mientras tanto acá, en el “país” donde vivimos los seres humanos que piensan que es importante identificar la diferencia entre lo que es y lo que debe ser en esta nación donde respetamos la libertad que se nos promete constitucionalmente a cada un de nosotros, no podemos resolver esta interrogante sin preguntarnos simplemente:

¿Cuál es el problema?

Si yo como ciudadano entiendo que el uso de mascarilla me brinda mayor protección contra el COVID-19, no me ordenes a no usar ese recurso en beneficio de mi salud personal.

¡No intervengas contra mi derecho a proteger mi vida, mi felicidad y mi salud! Al hacerlo violentas mis derechos ciudadanos. Tu labor como gobernador es proteger esos derechos para mí y para los demás.

Despierta DeSantis “Se te está yendo la guagua”.