Advertisement

Matemáticamente hablando, sólo hay un equipo eliminado en la División Este de la Liga Americana.

Se trata de los Orioles de Baltimore.

Advertisemen

Sin embargo, viendo la manera en la cual los Medias Rojas de Boston ampliaron su liderato sobre el segundo equipo del Este de la Americana, barriendo en cuatro encuentros a los Yankees de Nueva York hace una semana, es fácil pensar que los Bombarderos del Bronx no tienen oportunidad de arrebatarles a los Medias Rojas la corona de su división.

Antes de la jornada del lunes, tras una semana en la cual los Yankees tuvieron marca de 6-1 y no recuperaron terreno, el déficit de los neoyorquinos es de 9 ½ juegos.

Partido por el comodín, ahí van los Yankees.

Sin embargo, no les digan eso. Porque aún hay tiempo y oportunidad en lo matemático de remontar y ganar la división (algo que hicieron de forma célebre exactamente hace 40 años), los Yankees no dejan de creer.

No obstante, ¿deben seguir con esa actitud? A este punto, ¿vale la pena seguir persiguiendo con todas las fuerzas a los Medias Rojas, en busca de la corona divisional? O, ¿valdría la pena que los Yankees concentren todas sus energías en asegurar un puesto del comodín?

Al asumir la última opción, los Yankees podrían ir de forma más lenta y segura en su búsqueda del regreso de sluggers lesionados como Aaron Judge y podrían darle un buen descanso a su cerrador Aroldis Chapman, quien está lidiando con tendinitis en una de sus rodillas. Chapman pitcheará de esa forma por el resto de la temporada. Sin embargo, en recientes salidas, ha tenido dificultades con su dominio y experimentado decrecimiento de su velocidad.

Quizás, algo de descanso extra sería beneficioso para los abridores Luis Severino y CC Sabathia. Los Yankees quieren vigilar de cerca la carga de trabajo de Severino mientras nos acercamos al mes de octubre y Sabathia sigue lanzando a pesar de los problemas en su rodilla que han requerido de tratamiento durante toda la temporada.