El empresario Daniel Noboa gana las elecciones de Ecuador

0
104

El empresario Daniel Noboa ganó las elecciones de Ecuador y será el próximo presidente de un país afectado por la violencia en los últimos años.

Con el 96,15% de los resultados preliminares, Noboa se ubicaba a la cabeza con 52,23% de los votos, seguido de la izquierdista Luisa González, con 47,77%.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Diana Atamaint, manifestó que con los datos de los escrutinios, “consideramos irreversibles y virtualmente el Ecuador tiene como presidente a Daniel Noboa Azín”.

Noboa, de 35 años, será el presidente más joven del país.

La propia González reconoció en un mensaje público su derrota en la segunda vuelta electoral y felicitó a su contendiente.

“A los que no votaron por nosotros también nuestras felicitaciones”, dijo la candidata de la Revolución Ciudadana. Y expresó: “Ha ganado aquel candidato que eligieron y como ecuatorianos también abrazarlos”.

En en una corta aparición pública aseveró que “empezamos a trabajar por ese nuevo Ecuador”, a reconstruir un país que ha sido gravemente golpeado “por la violencia por la corrupción y por el odio, desde mañana empieza a trabajar la esperanza desde mañana empieza a trabaja Daniel Noboa, su nuevo presidente de la República”.

El heredero de la fortuna de un emporio que incluye el negocio de las bananas entró a la contienda sin mayor experiencia política previa y se coló inesperadamente en la segunda vuelta presidencial. Se autodefine como un defensor de la libertad de empresa y con vocación de servicio social.

González, otra debutante en la carrera presidencial, ofreció a Noboa “nuestras felicitaciones profundas, porque es democracia. Espero llamarlo en unos minutos más y felicitarlo y decirle que el pueblo ecuatoriano escuchó sus propuestas”.

También ofreció los votos de su partido, Revolución Ciudadana, la mayor bancada del legislativo con cerca de 50 escaños, para loo proyectos del nuevo mandatario que no sean privatización o reducción de derechos.

El presidente saliente, Guillermo Lasso, también envió un mensaje de felicitación a Noboa a través de la red social X, antes conocida como Twitter, en donde lo emplazó para reunirse el martes en el Palacio de Carondelet para “desde ya” empezar “el proceso de transición para que conozcas más a fondo la situación del Ecuador en lo económico, social y seguridad”.

Noboa será el reemplazo de Lasso, quien convocó a elecciones anticipadas después de que en mayo disolviera la Asamblea y acortara su propio periodo para evitar que avanzara un juicio político que buscaba su destitución.

El analista y catedrático de la universidad privada UTE, Juan Francisco Camino, afirmó a la AP que un eventual gobierno de Noboa debe priorizar desde el inicio un detallado análisis del presupuesto del Estado y la ejecución de cada uno de los ministerios para ver los recursos con los que cuenta y de manera urgente “comenzar el proceso de transición por sectores, como el económico, seguridad y el político”.

El nuevo mandatario gobernará solo 18 meses hasta completar el período de Lasso y asumirá el poder en diciembre, ante lo cual el analista Camino dijo que “Noboa debe tomar correctivos, pero no podemos esperar mayor cosa en un tiempo tan corto de gobierno”.

Los ecuatorianos acudieron el domingo a las urnas, con un 82,33 % de participación, en un momento en que el país vive la etapa más violenta e insegura del país, asociada al crimen organizado.

Entre la esperanza de algunos de que se logre un cambio y las pocas expectativas de otros, los votantes comenzaron desde temprano a hacer fila en distintos recintos electorales, algunos de los cuales, como ocurrió en elecciones pasadas, no terminaban de instalarse a primera hora debido a que los integrantes de las juntas receptoras del voto no llegaron a tiempo. La mayor parte de centros de votación estaban resguardadas por militares y policías.

Los comicios anticipados, que se desarrollaron sin inconvenientes de importancia, sepultan el mandato de Guillermo Lasso, tras sólo dos años y medio de gestión en los que la violencia y los asesinatos han crecido de forma exponencial, y ponen en manos de uno de los dos debutantes las aspiraciones ciudadanas de recuperar la paz y enderezar la economía.

El analista Camino comentó que no es posible solucionar el tema de la inseguridad en el gobierno de Noboa “dada la naturaleza del narcotráfico y los delitos correlacionados, pero lo prioritario es recuperar el control del Estado en algunas provincias, las más violentas del país” como una demostración de su decisión política.

Daniel Noboa, un joven acaudalado y heredero de un magnate bananero, y Luisa González, que busca reinstaurar el legado de una corriente de izquierdas que estuvo en el poder diez años, se midieron en un pulso presidencial inédito para ambos. Hasta ahora, habían tenido un rol político más bien secundario.

Camino señaló que más allá de la juventud “lo preocupante es la nula experiencia en el manejo de lo público, entonces lo relevante es que pueda rodearse de un equipo que ya haya trabajado en el Estado, que tenga experiencia incluso de otros partidos”, porque en la gestión de lo público y de lo privado hay una distancia muy grande para la ejecución de proyectos o programas.

González, tras votar en la pequeña población denominada Canuto, 197 kilómetros al suroeste de la capital, y en medio de un fuerte operativo policial y militar dijo que “estamos con toda la fe, la esperanza de que Ecuador va a dar un giro hacia la dignidad hacia una patria de derechos y llamar a todos a votar con memoria”. Portaba un chaleco antibalas.

Noboa sufragó en la población de Olón, en la costa central del país y a unos 306 kilómetros al suroeste de la capital. “Creo que la tendencia es irreversible y hoy empezamos a construir un nuevo Ecuador”, dijo el candidato a la AP y confió en que en la jornada electoral “se hará respetar lo que la gente quiere… progreso, empleo y que los jóvenes tienen esperanza”.

Tras votar, Noboa se retiró protegido por un gran despliegue de seguridad de militares, policías y guardias privados. También vestía chaleco antibalas.

Minutos antes de que abrieran las urnas, Lasso convocó al pueblo ecuatoriano para tener una jornada cívica en paz y “pensando en lo mejor para sus hijos, sus padres y el país”.

Añadió que el gobierno velará por la seguridad, la transparencia y el respeto a la voluntad popular expresada en las urnas.

Las urnas cierran a las 1700 local (2200 GMT). En Ecuador, el voto es obligatorio para los ciudadanos entre 18 y 64 años y optativo para los adolescentes desde 16 y 17 años y los adultos mayores a 65.

Julio Ricaurte, un ingeniero de 59 años, cerca de uno de los recintos electorales del norte capitalino, señaló a la AP que “de esta elección no espero gran cosa, primero porque el presidente tendrá poco tiempo para hacer algo, y segundo porque la Asamblea en nuestro país es un organismo que impide gobernar a cualquiera que llegue al poder”.

En una primera evaluación de la jornada, el comandante de la policía, general César Zapata, destacó que el domingo se produjeron dos alertas de artefactos explosivos, al norte y sur de Quito, que resultaron falsas. También dijo que habían sido detenidas 174 personas por infringir la ley seca.

El Consejo Nacional Electoral informó de un integrante de una junta de sufragios que fue detenido en estado etílico y que había marcado unos 14 votos a favor de uno de los postulantes, en un pequeña población de la Amazonía.

Quien se imponga con mayoría simple de votos gobernará hasta mayo de 2025, que es el período que falta para completar el mandato de Lasso, tras su decisión de mayor pasado de disolver la Asamblea para evitar que termine un juicio político legislativo por un presunto caso de corrupción energética dentro de su gobierno.

González, con un 33,61% de respaldo popular, y Noboa, con el 23,47% de los votos, resultaron ganadores de la primera vuelta electoral del pasado 20 de agosto. Se presentaron ocho candidatos presidenciales, aunque uno de ellos, Fernando Villavicencio, fue asesinado a balazos al salir de un acto político en el norte capitalino, días antes de la primera ronda y fue reemplazado por su amigo y periodista Christian Zurita.

Tras ello, los candidatos presidenciales cuentan con un importante dispositivo de seguridad de la fuerza pública y usan chalecos antibalas en todas sus apariciones públicas. Las autoridades dijeron que cerca de 90.000 militares y policías resguardarían los comicios.

El asesinato del candidato se inscribe en una crisis de inseguridad y violencia que golpea a Ecuador desde hace tres años, ubicándolo entre los países más peligrosos de la región con una cifra récord en 2022 de 4.600 muertes violentas.

El Consejo Electoral anticipó que la elección presidencial ecuatoriana que debía realizarse en Israel, Rusia, Bielorrusia y en Nicaragua no podrán realizarse debido a diversos inconvenientes que han impedido la jornada electoral.

El domingo también se realizarán las elecciones de asambleístas nacionales para los ecuatorianos residentes en el exterior en una votación que correspondía a la primera vuelta y que debió repetirse debido a fallos en el sistema del voto electrónico. Con ello, se concluirá la asignación de escaños en el legislativo que se conforma con 137 asambleístas.