La guerra entre Israel y Hamas pone a prueba a republicanos aislacionistas

0
61

(AP) — Nikki Haley prometió apoyar a Israel “en cada paso del camino”. Prometió “diezmar” la economía iraní. Y pidió que se continúe financiando a Ucrania mientras repele la invasión rusa.

“Es un mundo peligroso en este momento”, dijo Haley a los votantes primarios republicanos reunidos dentro del American Legion Post No. 7 de Nueva Hampshire mientras una nueva guerra hacía estragos en el Medio Oriente. “Y esto se complicará antes de mejorar”.

Menos de 24 horas después, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo a los líderes empresariales de Nueva Hampshire que Estados Unidos debería dejar de financiar a Ucrania hasta que haya una estrategia clara. Se centró más en lo que consideraba la amenaza que plantean los extranjeros en la frontera entre Estados Unidos y México. E Israel, dijo, tiene derecho a defenderse.

“No creo que haya mucho que debamos hacer militarmente”, dijo DeSantis sobre la guerra entre Israel y Hamas. “Es posible que tengamos que brindar apoyo adicional como lo hemos hecho tradicionalmente, pero creo que más que nada es simplemente la claridad moral para decir: ‘No tienen que vivir así’”.

Los aspirantes a la Casa Blanca del Partido Republicano están ofreciendo mensajes contradictorios sobre los crecientes desafíos de la política exterior a medida que una elección presidencial centrada durante mucho tiempo en cuestiones domésticas de repente cambia su enfoque hacia el extranjero. La dinámica en rápida evolución está poniendo a prueba los límites de la deriva del Partido Republicano hacia una política exterior aislacionista y amenaza con socavar el argumento más amplio del partido de que el presidente demócrata Joe Biden ha manejado mal las relaciones de Estados Unidos con el resto del mundo.

Los votantes primarios republicanos en Nueva Hampshire que la semana pasada lanzaron a los candidatos presidenciales republicanos gran cantidad de preguntas sobre política exterior están ávidos de mejores respuestas.

“Esta terrible situación internacional exige una voz racional. Esa silla está vacía en este momento”, dijo Tom Rath, exfiscal general de Nueva Hampshire.

La guerra es un crudo recordatorio de cómo el Partido Republicano se ha alejado de republicanos más tradicionales como Rath en las últimas dos décadas. El expresidente George W. Bush, cuya administración se definió en gran medida por sus fracasos en la guerra de Irak, recientemente se describió a sí mismo como “una especie de intransigente”. En un vídeo obtenido por Axios, dijo que la respuesta de la administración Biden al conflicto entre Israel y Hamas “comenzó con el pie derecho”.

Pero bajo el liderazgo del expresidente Donald Trump, el Partido Republicano se ha alejado drásticamente de su apoyo de larga data a una política exterior contundente. En las elecciones intermedias del otoño pasado, por ejemplo, el 56% de los votantes de los candidatos republicanos dijeron que Estados Unidos debería asumir un papel menos activo en los asuntos mundiales, según AP VoteCast.

___
Jill Colvin y Emily Swanson contribuyeron a este informe.