Esposa del Chapo pasó de vivir en la obscuridad a celebridad

0
81
En esta imagen del 6 de diciembre de 2018, Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín "El Chapo" Guzmán, llega a una corte federal en Nueva York. (AP Foto/Seth Wenig, Archivo)

(AP) — A pesar de su estatus como la esposa del capo del narcotráfico más famoso del mundo, Joaquín “El Chapo” Guzmán, Emma Coronel Aispuro llevaba una vida discreta… hasta que su esposo fue encarcelado de por vida.

Entonces, repentinamente, se convirtió en una figura en redes sociales. Hubo rumores de que lanzaría una línea de ropa. Incluso de una aparición en un reality show dedicado a las familias de los narcotraficantes.

Las acciones de Coronel no pasaron desapercibidas. Después de ser arrestada el lunes bajo cargos de asociación delictuosa para la distribución de drogas, hubo quienes se preguntaron si al asumir protagonismo se había convertido en un objetivo de las fuerzas policiales.

Su comportamiento llamó la atención en parte porque había llevado una vida relativamente discreta hasta el momento en que fue parte de un extenuante juicio que atrajo los reflectores internacionales. Pero sus acciones violaron las reglas no escritas para los familiares, especialmente los cónyuges, de llevar una vida discreta.

Hasta el juicio, “Emma se había mantenido en el anonimato como prácticamente todas las parejas sentimentales de los capos del cártel de Sinaloa”, contó Adrián López, director general del periódico Noroeste de Sinaloa. Luego, “ella empieza a tomar una actitud más de celebrity… creo que esto rompe una tradición de secrecía y un estilo dentro de los liderazgos del cártel de Sinaloa en específico”.

A finales del año pasado, la periodista de investigación mexicana Anabel Hernández —quien ha escrito a fondo sobre el cártel de Sinaloa, incluyendo un libro publicado en 2019 sobre el diario del hijo de Ismael “El Mayo” Zambada, líder de la organización— aseguró que una fuente le informó que a la madre de Coronel, Blanca Aispuro, le preocupaba la dirección que estaba tomando la vida de su hija.

La preocupación también aumentó entre los hijos de Guzmán y de Zambada, dijo Hernández, quien fue la primera periodista en entrevistar a Emma Coronel.

“La mamá también está preocupada que le pudieran hacer daño a Emma, algún cártel enemigo, como ella estaba muy suelta, como estaba muy en la calle, muy en los antros, muy en una vida social muy desenfrenada”, dijo Hernández que le había informado su fuente. “Tenía la mamá miedo que algo así le pudiera pasar o que podía ser blanco del propio gobierno”.