Advertisement

Las acciones de Facebook cayeron un 19% este jueves después de que la compañía advirtió que el crecimiento de los ingresos se ralentizará conforme se centre más en la privacidad. Y eso es exactamente lo que Facebook debería estar haciendo después del escándalo de Cambridge Analytica.

Perdió 119.000 millones de dólares en valor de mercado, la mayor pérdida de un día para cualquier compañía pública en la historia, según Thomson Reuters.

Advertisemen

Para el fundador Mark Zuckerberg, la pérdida fue de casi 16.000 millones de dólares, según Forbes, que monitorea la riqueza del multimillonario en tiempo real. Eso lo hizo bajar del cuarto al sexto lugar en la lista de las personas más ricas del mundo.

¿Deben los inversionistas entrar en pánico?
Los inversores de Facebook están enloqueciendo. No deberían.

Facebook también se vale de su fortaleza para invertir más en su función de Stories: el intercambio de videos y fotos, no solo en Facebook, sino también en Instagram, WhatsApp y Messenger, todas propiedad de Facebook.

LEE: Un error de Facebook configuró en modo público 14 millones de perfiles

Tengamos en cuenta que las acciones de Facebook cerraron este miércoles a un máximo histórico justo antes de que la compañía sorprendiera a los inversores con su anuncio.

El analista de BTIG, Richard Greenfield, escribió en un reporte este jueves que los directivos de medios de comunicación “no deberían regocijarse, deberían tener miedo, mucho miedo”.

“Facebook está eligiendo activamente hacer menos dinero, poniendo en segundo plano la monetización a corto plazo para llevar el compromiso a niveles aún más altos y capturar incluso más tiempo y atención de sus 2.500 millones de usuarios mensuales”, escribió.

Traducción: Facebook puede permitirse realizar movimientos que lo perjudicarán ahora porque se deberían compensar en el futuro. Es una estrategia que también ha funcionado para Amazon y Google.

James Lee, analista tecnológico de Mizuho, dijo que el cambio de News Feed hacia Stories “crea un riesgo a corto plazo”, pero que “no es un problema estructural”.

Los inversores tampoco deberían sorprenderse por la decisión de Facebook de absorber el problema a corto plazo con la esperanza de obtener una gran ganancia a largo plazo. Lo ha hecho un par de veces antes, y las movidas han valido la pena.