Goff lanza para 2 TD y los Lions disputarán el campeonato de la NFC tras vencer 31-23 a Bucs

0
50
El wide receiver de los Lions de Detroit Josh Reynolds (8) celebra junto a sus compañeros Jameson Williams (9) y Jared Goff (16) luego de hacer un touchdown ante los Buccaneers de Tampa Bay durante la primera mitad del juego de ronda divisional en la postemporada de la NFL, el domingo 21 de enero de 2024, en Detroit. (AP Foto/Jose Juarez)

(AP) — Jared Goff lanzó dos pases de touchdown y los Lions de Detroit vencieron 31-23 a los Buccaneers de Tampa Bay el domingo en el juego de ronda divisional de la postemporada, llevando a la sufrida franquicia a disputar el campeonato de la NFC por primera vez en 32 años.

Se arrodilló en tres jugadas consecutivas para agotar el reloj, lo que le dio la oportunidad de disfrutar de los fanáticos, que se ponían de pie, gritaban y agitaban sus toallas.

“Sabía que sería el último momento frente a nuestros fanáticos locales este año, y quería disfrutar todo”, dijo Goff.

Los Lions (14-5) ganaron dos juegos de playoffs esta temporada por primera vez desde 1957, el último año en que ganaron el título de la NFL. Se enfrentarán a San Francisco, el primer sembrado de la NFC, el próximo domingo por un boleto al Super Bowl – un juego que nunca han protagonizado.

“Tuve la visión de que tendríamos la oportunidad de competir con los grandes, y ahí es donde estamos”, dijo el entrenador Dan Campbell, quien fue contratado poco antes de que Goff fuera adquirido.

Jahmyr Gibbs atravesó un hueco enorme para una anotación de 31 yardas que desempató el juego temprano en el último cuarto, y Goff lo convirtió en una diferencia de dos touchdowns cuando conectó con Amon-Ra St.Brown anotando en un pase de nueve yardas restando 6:22 al partido.

Baker Mayfield concretó tres pases de touchdown para Tampa Bay (10-9), incluyendo uno de 16 yardas con Mike Evans que acercó a los Bucs a una anotación con 4:37 por jugar. Detroit no pudo consumir el reloj en su posesión, dándole a Tampa Bay una última oportunidad, pero el pase de Mayfield hacia el centro acabó interceptado por el linebacker Derrick Barnes, el segundo pase que le robaron en el día.

“Ellos son los mejores. Miren alrededor ahora mismo. Ellos no se irán de aquí por un buen rato”, dijo Goff. “Es también nuestro último juego frente a ellos y fueron muy especiales hoy como la semana pasada. Pero ellos se merecen esto. Merecen disfrutarlo y espero darles mucho más al seguir adelante”.

Goff completó 30 de 43 pases para un total de 287 yardas y dirigió de forma eficiente la ofensiva de los Lions en la segunda mitad, quienes tuvieron largas posesiones de touchdowns en tres series consecutivas. St. Brown recibió ocho pases para un total de 77 yardas, y su anotación coronó una magistral posesión de 10 jugadas para 89 yardas.

Mayfield concretó 26 de 41 pases y acumuló 349 yardas. Su temprana intercepción se le escapó de las manos a Mike Evans, y la segunda fue un envío malogrado. Evans tuvo ocho recepciones para un total de 147 yardas, además de un touchdown.

“Todo se reduce a minimizar los errores y yo no hice eso”, dijo Mayfield.

Finalmente los campeones de la NFC Sur se quedaron cortos, poniendo fin a una temporada en la que superaron las modestas expectativas, pero eso no fue un consuelo.

“Siento como si me hubieran arrancado el corazón”, señaló Mayfield mientras su coach Todd Bowles lamentó, “Cualquier cosa que no sea el Super Bowl es una decepción”.

Los Lions y sus fanáticos sedientos de éxitos, esperan que su segunda aparición en el juego por el título de la NFC resulte mejor que la primera, cuando Washington les pasó por encima con 41-10 el 12 de enero de 1992.