Advertisement

En solo tres días, el presentador Jimmy Fallon tuvo experiencias que jamás había vivido en Puerto Rico. Degustó comida puertorriqueña en Piñones acompañado por el chef José Andrés, visitó el Centro de Bellas Artes de Santurce donde compartió con el elenco del musical “Hamilton”, caminó por distintas zonas del Viejo San Juan, aprendió un poco del baile de la bomba y, aunque confiesa tenerle miedo a las alturas, se lanzó desde un “zip line” en Orocovis. Todas esas aventuras serán parte de lo que presentará mañana en la noche como parte de una edición especial de “The Tonight Show”, dedicado enteramente a la isla, que se transmitirá a las 12:30 a.m. por la cadena NBC.

Apenas había descansado lo suficiente desde que aterrizó el domingo en Nueva York, pero su voz a través del teléfono en entrevista con El Nuevo Día, delata lo contrario. Fallon está contento y, sobre todo, emocionado. Desde que llegó el viernes al país se enfocó en la misión que prometió al compositor puertorriqueño Lin-Manuel Miranda hace casi un mes en su programa: mostrar los encantos de la isla para fomentar el turismo y a la vez dejar claro que aún queda mucho trabajo por hacer.

Advertisemen

“Qué fin de semana ¡Deja que vean el show!”, anticipa el comediante para quien Puerto Rico ha sido uno de sus destinos para vacacionar junto a su esposa e hijas.

Es la primera vez que él y su equipo de producción salen de los estudios de la Gran Manzana y realizan una filmación en otro destino. La recuperación y su compromiso con los puertorriqueños lo movieron a lanzarse a esta tarea.